Go to Contents Go to Navigation

(AMPLIACIÓN) El general Abrams asume el cargo de nuevo jefe de las USFK

Últimas noticias 08/11/2018 18:07
El nuevo comandante de las Fuerzas Armadas Estadounidenses en Corea del Sur (USFK, según sus siglas en inglés), Robert B. Abrams, habla durante su ceremonia de cambio de mando en el Campamento Humphreys en Pyeongtaek, a 70 kilómetros al sur de Seúl, el 8 de noviembre de 2018.

Pyeongtaek, Corea del Sur, 8 de noviembre (Yonhap) -- El general de Ejército Robert B. Abrams ha asumido, este jueves, el cargo de nuevo comandante de las Fuerzas Armadas Estadounidenses en Corea del Sur (USFK, según sus siglas en inglés), en medio de los esfuerzos diplomáticos de Seúl y Washington para construir una paz duradera en la península dividida.

La ceremonia de cambio de mando se llevó a cabo, a las 10:00 a.m., en el Campamento Humphreys, un extenso complejo militar estadounidense en Pyeongtaek, a unos 70 kilómetros al sur de Seúl. Asistieron altos funcionarios surcoreanos y estadounidenses, entre ellos el ministro de Defensa de Seúl, Jeong Kyeong-doo, y el jefe del Comando Indo-Pacífico de EE. UU., el almirante Philip Davidson.

"Me siento profundamente honrado de tener esta oportunidad de liderar este comando único de tres cabezas, una fuerza conjunta única que se basa en la acorazada relación con la República de Corea y el compromiso de las Naciones Unidas", dijo el nuevo comandante.

El Comando de las Naciones Unidas (UNC), el Comando de Fuerzas Combinadas de Corea del Sur-Estados Unidos (CFC) y las USFK son de importancia crítica para los intereses compartidos en la defensa de la península coreana y la seguridad de la región, dijo Abrams, añadiendo que los tres están vinculados por las relaciones profundas y duraderas y el compromiso entre sí, lo que es fundamental para el éxito de sus misiones.

Abrams, exjefe del Comando de las Fuerzas Armadas de EE. UU., reemplazó al general Vincent Brooks, quien dirigió, desde abril de 2016, las USFK, el UNC y el CFC, todos con sede en Corea del Sur.

Durante su discurso, Brooks expresó su agradecimiento a todo el personal que trabajó bajo su liderazgo.

Brooks dijo que "un comandante no es nada sin alguien que lleve a cabo las órdenes" y que "todo lo que sucedió en los últimos 30 meses sucedió debido a lo que hicieron colectivamente".

Al recordar su período de servicio en Corea del Sur, destacó que aprendió "la importancia de la interacción humana y la naturaleza contagiosa de las actitudes", añadiendo que se fortalecieron "bajo las pruebas y las tensiones que nos enfrentaron en contra de las predicciones de fisuras. Que esto sea una lección para todos en la alianza".

Brooks concluyó diciendo que, en este lugar, nunca han tenido éxito yendo solos y que, en contraste, siempre han tenido éxito cuando fueron juntos, "cruzando el río en el mismo bote".

El saliente comandante de las Fuerzas Armadas Estadounidenses en Corea del Sur (USFK, según sus siglas en inglés), Vicent Brooks, habla durante su ceremonia de cambio de mando en el Campamento Humphreys en Pyeongtaek, a 70 kilómetros al sur de Seúl, el 8 de noviembre de 2018.

En un mensaje a Abrams, el presidente Moon Jae-in solicitó su estrecha cooperación en el manejo de los asuntos pendientes de los aliados, incluida la transferencia planeada del control operativo (OPCON) en tiempos de guerra.

Moon escribió en el mensaje que cree que con el comandante general Abrams en el centro, "mantendremos una postura de defensa combinada más sólida".

El ministro de Defensa Jeong expresó sus esperanzas de que bajo el liderazgo de Abrams, los aliados puedan trabajar hacia una "nueva era de paz y prosperidad".

Se espera que Abrams se enfrente a una serie de tareas difíciles, incluida la coordinación con las fuerzas surcoreanas sobre la transferencia planeada del OPCON y la exploración de las formas de mantener una postura de preparación sólida, en medio de los esfuerzos de paz con Pyongyang.

Los observadores dijeron que también puede desempeñar un papel en la elaboración de una nueva visión de la alianza entre Corea del Sur y Estados Unidos, dado que busca ampliar su papel de seguridad que se ha centrado, hasta ahora, en contrarrestar las amenazas nucleares y de misiles del Norte.

El comandante entrante obtuvo su nombramiento de la Academia Militar de EE. UU. en 1982. Abrams dirigió varias unidades en operaciones de combate, que incluyen: Arabia Saudita, Kuwait, Irak y Afganistán.

Desde agosto de 2015 hasta octubre de este año, el oficial desempeñó el papel de jefe del Comando de las Fuerzas Armadas de EE. UU. En la organización más grande del Ejército, lideró a 229.000 soldados en servicio activo.

Brooks, el comandante saliente, ha tenido uno de los períodos más turbulentos de la alianza, marcado por una serie de provocaciones militares norcoreanas, como las pruebas nucleares y de misiles, además de las amenazas verbales.

En su reciente contribución a una publicación periódica del Estado Mayor Conjunto (JCS) de Corea del Sur, Brooks dijo que, hoy en día, se está en un lugar muy diferente al de cuando llegó por primera vez.

Después de años de tensiones, añadió Brooks, las perspectivas de paz mediante la resolución final de las hostilidades junto con la desnuclearización es algo muy real. El comandante previo de las USFK dijo que Corea del Sur y Estados Unidos se encuentran en un momento histórico, tanto en la relación como aliados como en las relaciones construidas con el Norte.

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Palabras clave populares
Noticias con más 'Me gusta'
Noticias más guardadas
more
more
more
Inicio Subir