Go to Contents Go to Navigation

El jefe del ACNUR pide a los surcoreanos ser más hospitalarios con los solicitantes de asilo

Últimas noticias 24/10/2018 17:56
Filippo Grandi, jefe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), habla en una entrevista con la Agencia de Noticias Yonhap el 24 de octubre de 2018 en Seúl.

Seúl, 24 de octubre (Yonhap) -- Filippo Grandi, jefe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), ha alentado este miércoles a los surcoreanos a ser "más hospitalarios" con los solicitantes de asilo, a fin de igualar un aumento constante en las contribuciones financieras del Gobierno a las causas de los refugiados.

La gestión por parte del Gobierno de cientos de personas yemeníes marcó un paso "positivo", al menos a corto e inmediato plazo, aunque no se les concedió la condición de refugiados, dijo Grandi.

Finalizando la semana pasada meses de investigación, el Ministerio de Justicia otorgó a 339 yemeníes que se encuentran en la isla de Jeju visados humanitarios de un año renovables. Las autoridades están revisando las cualificaciones de otros 85 yemeníes.

En una entrevista en la oficina de ACNUR en Seúl, Grandi señaló que estos están huyendo de la peor crisis humanitaria del mundo, por lo que para él hay una preocupación inmediata de que reciban protección.

En ese sentido, añadió, un resultado positivo es que no fueron devueltos a Yemen, donde estarían en riesgo.

También dijo que su agencia respeta la decisión del Gobierno surcoreano, ya que determinar la condición legal de los yemeníes es cuestión del criterio del Gobierno.

Grandi es muy consciente de los prejuicios y puntos de vista negativos entre algunos surcoreanos contra los yemeníes y solicitantes de ciudadanía similares en la sociedad tradicionalmente homogénea.

Este proceso es gradual y se tiene que proceder gradualmente, enfatizó, añadiendo que si se procede demasiado rápido se arriesgan a una reacción, lo que cree que es muy peligroso, también a nivel político. Por eso, Grandi dijo que aprecia que el Gobierno surcoreano esté manejando este problema con prudencia.

En su opinión, Corea del Sur ya está sentando un precedente significativo en Asia cuando se trata del tema global de los refugiados.

El Gobierno donó 21,8 millones de dólares al ACNUR en 2017, mientras que individuos y socios corporativos contribuyeron con 35,8 millones de dólares, según datos oficiales. Se espera que las donaciones crezcan este año.

Esto muestra que Corea del Sur se está convirtiendo en un socio más importante del ACNUR en la región, un tema que Grandi discutió en una reunión con la ministra de Asuntos Exteriores surcoreana, Kang Kyung-wha, el martes.

Filippo Grandi, jefe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), habla con la canciller surcoreana, Kang Kyung-wha, en Seúl el 23 de octubre de 2018.

Según el jefe del ACNUR, esta actitud de Corea del Sur cree que también debería ir acompañada de hospitalidad.

Al preguntarle si los surcoreanos deberían temer los crímenes y los disturbios causados ​​por la afluencia de refugiados, Grandi dijo que no.

Los refugiados no son una amenaza, señaló Grandi, añadiendo que son personas amenazadas que necesitan ayuda y protección. Corea del Sur puede dar eso, dijo, remarcando que los surcoreanos no deben preocuparse por el crimen ni por la violencia.

Si bien puede haber algunos "malos refugiados", no se han reportado aumentos significativos en las tasas de criminalidad en países con políticas acomodaticias de refugiados, particularmente en países industrializados como Corea del Sur, señaló.

El funcionario de la ONU también dijo que si los surcoreanos tratan a los refugiados de manera más hospitalaria, eso podría ayudar a enviar un mensaje más poderoso sobre los desertores norcoreanos a la comunidad internacional.

Respecto al tema de la política de China sobre los norcoreanos, Grandi dijo que no tienen acceso a los refugiados norcoreanos en China y que, en principio, el mensaje del ACNUR, no solo a China sino a todos los Gobiernos, es "No repatríen a las personas a Corea del Norte, donde pueden correr riesgos al regresar".

Un grupo de activistas surcoreanos en una manifestación contra solicitantes de asilo con carteles que dicen "Deportar a los falsos refugiados", en Seúl el 20 de octubre de 2018 (Foto de archivo).

Corea del Sur se unió a la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados en diciembre de 1992 y promulgó la Ley de Refugiados en 2013, la primera legislación de este tipo en Asia.

Pero la prolongada controversia sobre cómo tratar a más de 500 yemeníes, que llegaron a su territorio en los primeros cinco meses de este año, reflejó que los surcoreanos aún no están del todo listos para acoger a los refugiados.

El sábado, se llevaron a cabo dos concentraciones separadas en el centro de Seúl, una en apoyo de la decisión de permitir que los yemeníes se queden aquí y la otra en contra.

Más de 40.000 extranjeros han solicitado la condición de refugiado aquí desde 1994. Después de una revisión de alrededor de 20.000 solicitudes, solo 839 personas fueron reconocidas como refugiados.

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Palabras clave populares
Noticias con más 'Me gusta'
Noticias más guardadas
more
more
more
Inicio Subir