Go to Contents Go to Navigation

La Revista de la Flota Internacional destaca el afán de Corea del Sur de una Armada oceánica

Últimas noticias 10/10/2018 18:02
Los buques de guerra de Corea del Sur ensayan, el 9 de octubre de 2018, para la Revista de la Flota Internacional, en aguas de la isla de Jeju. (Foto cortesía de la Armada)

Isla de Jeju, Corea del Sur, 10 de octubre (Yonhap) -- Cinco aviones de patrulla marítima P-3 han pasado a toda velocidad por el cielo sobre la aguas de la isla vacacional de Jeju, al sur de la península coreana, tras una actuación aérea de los helicópteros navales de primera categoría surcoreanos, como el Lynx y el AW-159.

A bordo del nuevo buque de desembarco de 4.900 toneladas, llamado Seongsan Ilchulbong -en honor al cono volcánico escénico de la isla-, cientos de residentes locales, personal naval y reporteros observaron el martes la demostración, que continuó con un ensayo de dos horas de la Revista de la Flota Internacional.

El evento, organizado una vez cada 10 años, tendrá lugar el jueves bajo el lema "Jeju, donde comienza la paz", que coincide con los esfuerzos en curso de Seúl para la desnuclearización y la paz duradera en la península dividida.

El Sur organizó por primera vez el evento mundial en 1998 para conmemorar el 50º aniversario del establecimiento de su Ejército.

Los buques de guerra de Corea del Sur ensayan, el 9 de octubre de 2018, para la Revista de la Flota Internacional, en aguas de la isla de Jeju. (Foto cortesía de la Armada)

Shin Jang-iy, capitán de navío a cargo de los preparativos, dijo a los periodistas que decidieron celebrar la tercera edición del evento en la isla de Jeju, por primera vez, dado que es un lugar de festividad, en donde los ciudadanos y las Armadas del mundo pueden reunirse anhelando la paz mundial y la armonía entre los civiles y soldados.

Un total de 24 buques de guerra surcoreanos y 17 navíos de 12 países extranjeros, incluidos Estados Unidos y Rusia, participarán en el evento del jueves.

Japón decidió no tomar parte en el evento, en medio de la disputa por su decisión previa de enarbolar la bandera japonesa del Sol Naciente, que está sancionada en Corea del Sur, debido a que se la considera un símbolo del pasado imperialista japonés. China también canceló su plan de enviar un destructor de 7.100 toneladas, citando "motivos internos".

Después de que el avión naval sobrevolara las aguas, una flotilla de buques de guerra surcoreanos pasó por delante del buque de desembarco Ilchulbong, que el presidente surcoreano, Moon Jae-in, y los dignatarios extranjeros y nacionales abordarán para la revista.

Los buques de guerra de Corea del Sur ensayan, el 9 de octubre de 2018, para la Revista de la Flota Internacional, en aguas de la isla de Jeju. (Foto cortesía de la Armada)

Entre los buques de guerra surcoreanos se encuentran el Yulgok YiYi, un destructor Aegis de 7.600 toneladas; el Dae Jo Yeong, destructor de 4.400 toneladas; el Soyang, un barco de asistencia logística de 10.000 toneladas, y un destructor de clase Gwanggaeto el Grande de 3.200 toneladas.

Los buques mencionados, que pueden realizar operaciones más allá de las costas nacionales, fueron presentados bajo el aclamado eslogan de "potencia marítima y Armada oceánica".

Desde mediados de la década de 1990, la Armada comenzó a utilizar el eslogan de "Armada oceánica" para demostrar su deseo de ampliar el alcance de sus operaciones más allá de la península para proteger las líneas de comunicación y paz marítimas en la región y en el mundo.

Sin embargo, ante los continuos ataques de Pyongyang, como el hundimiento de la corbeta surcoreana Cheonan, en marzo de 2010, la Armada surcoreana se vio forzada a centrarse en cuestiones nacionales, a fin de evitar críticas de negligencia en la defensa de su costa con Corea del Norte.

No obstante, los actuales esfuerzos de reacercamiento intercoreano y las posibles amenazas marítimas de las potencias adyacentes, como China y Japón, destacaron la necesidad de enfocarse nuevamente en sus capacidades de combate en alta mar.

Las tensiones marítimas continúan, dado que Corea del Sur aún debe concluir sus negociaciones con China por su zonas económicas exclusivas que se superponen, y por la persistente reclamación japonesa sobre su soberanía en los islotes más orientales de Corea del Sur, Dokdo, más cerca de la península que del país insular.

Un oficial de la Armada dijo, bajo la condición del anonimato, a la Agencia de Noticias Yonhap que en el pasado el país dependió de su aliado, Estados Unidos, pero ahora se deben conseguir capacidades propias, a fin de proteger los intereses marítimos surcoreanos por cuenta propia.

Los buques extranjeros no participaron en el ensayo, dado que muchos de ellos todavía no se encuentran en el complejo portuario de Jeju.

Durante la revista de los navío exranjeros, el jueves, los buques se presentarán en el orden alfabetico de sus países, pero el portaaviones nuclear estadounidense, USS Ronald Reagan, de 103.600 toneladas, se presentará al final de la revista por su gran tamaño.

paola@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir