Go to Contents Go to Navigation

El asesor de Moon espera que la cumbre proporcione un nuevo impulso para los diálogos nucleares

Últimas noticias 13/09/2018 14:22
El jefe asesor de seguridad presidencial de Corea del Sur, Chung Eui-yong, pronuncia un discurso en la ceremonia de apertura del Diálogo de Defensa de Seúl (SDD, según sus siglas en inglés) organizado por el Ministerio de Defensa, el 13 de septiembre de 2018.

Seúl, 13 de septiembre (Yonhap) -- El jefe asesor de seguridad presidencial de Corea del Sur ha expresado, este jueves, esperanzas de que la cumbre intercoreana de la próxima semana dará un nuevo ímpetu a los diálogos de desnuclearización entre Washington y Pyongyang, que han experimentado recientemente una "dificultad provisional".

Durante su discurso inaugural en un foro de seguridad anual, Chung Eui-yong dijo también que durante la cumbre prevista para el 18-20 de septiembre en Pyongyang, las dos Coreas tratarán de alcanzar un acuerdo integral para construir confianza mutua y evitar confrontaciones armadas.

La tercera cumbre entre el presidente Moon Jae-in y el presidente del Comité de Asuntos de Estado norcoreano, Kim Jong-un, fue organizada en medio de un punto muerto en las negociaciones entre Corea del Norte y Estados Unidos, debido aparentemente a sus diferencias sobre la secuencia del proceso de desnuclearización.

Mientras que las cosas han estado avanzando con suavidad, hubo dificultades provisionales en el proceso de las consultas de desnuclearización entre Corea del Norte y EE. UU., dijo Chung en la ceremonia de apertura del Diálogo de Defensa de Seúl (SDD, según sus siglas en inglés), organizado por el Ministerio de Defensa.

En la cumbre programada para la próxima semana en Pyongyang, los líderes de las dos Coreas hallarán maneras concretas y más profundas para la desnuclearización, añadió Chung, diciendo que espera que mediante tales esfuerzos se produzca un impulso nuevo para el diálogo Corea del Norte-EE. UU., que ha enfrentado recientemente dificultades temporales.

Dicha dificultad se considera que está arraigada en la insistencia de Pyongyang de que Washington primero esté de acuerdo con la declaración de un final oficial para la Guerra de Corea de 1950-53, y en la demanda de Washington de que el Estado comunista tome pasos tangibles hacia la desnuclearización, como hacer una declaración completa de sus arsenales nucleares y de misiles.

Durante su discurso, Chung también reiteró que durante su reciente vistia al Norte, volvió a confirmar el compromiso declarado de Kim hacia la "desnuclearización completa" de la península coreana.

Según Chung, Kim dijo que su profunda confianza en el presidente Trump no ha cambiado en absoluto, además de expresar su fuerte voluntad de acabar con la larga historia de hostilidad entre el Norte y EE. UU. y alcanzar la desnuclearización dentro del primer mandato del presidente Trump.

El asesor presidencial añadió que es la primera vez que un líder supremo norcoreano menciona una fecha límite para la desnuclearización, y que la delegación surcoreana obtuvo la impresión de que Kim trataba de comunicar de manera activa su resolución de desnuclearización ante la comunidad internacional.

Chung también apuntó que las dos Coreas están avanzando hacia una etapa de "control operativo de armas", más allá de la fase de establecer la confianza bilateral.

Ha habido consultas intercoreanas concretas sobre el tema de detener todo acto hostil entre los dos países en tierra, mar y aire, para resolver de manera fundamental el peligro de guerra, y sobre el tema de establecer una zona de paz en el mar del Oeste para prevenir conflictos armados y garantizar actividades de pesca seguras, añadió.

Los expertos dijeron que el proceso de control de armas podría avanzar en gran medida en tres fases, sea un progreso lineal o de manera que los pasos se combinen para alcanzar conjuntamente la meta del desarmamento. El primer paso es el establecimiento de la confianza, mientras que los pasos segundo y tercero son procesos "operativos y estructurales" de control de armas, respectivamente.

El control operativo de armas se refiere a la reubicación del equipo o instalaciones militares de primera línea para hacerlas menos amenazantes ante un posible adversario, mientras que el control estructural significa reducir el número de soldados y sistemas de armas.

Antes del discurso de Chung, el ministro de Defensa de Seúl, Song Young-moo, pronunció unas palabras de felicitación donde apuntó que la península coreana, el último vestigio remanente de la Guerra Fría, se enfrenta a "un punto de inflexión histórico hacia una era de paz y cooperación".

Song dijo que Corea del Sur nunca desaprovechará una oportunidad de paz que han trabajado para propiciar, y que no pueden detener o repetir los 70 años de conflicto y antagonismo.

El Gobierno surcoreano está centrando toda su energía en los esfuerzos de paz creyendo que esta y la península coreana serán una piedra de toque para la paz del mundo entero, añadió.

El asesor de Moon espera que la cumbre proporcione un nuevo impulso para los diálogos nucleares1

jisooaw@yna.co.kr

(FIN)

Palabras clave populares
Noticias con más 'Me gusta'
Noticias más guardadas
more
more
more
Inicio Subir