Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

(2ª AMPLIACIÓN)- Los líderes de las dos Coreas prometen esfuerzos para hacer un 'buen progreso' en la cumbre

Últimas noticias 27/04/2018 11:57
El presidente surcoreano, Moon Jae-in (dcha.), y el líder norcoreano, Kim Jong-un, se dirigen, el 27 de abril de 2018, a la Casa de la Paz, sede de su reunión cumbre, en el lado surcoreano de la aldea de la tregua de Panmunjom.

Goyang, Corea del Sur, 27 de abril (Yonhap) -- El presidente surcoreano, Moon Jae-in, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, han prometido hacer esfuerzos sinceros para lograr un progreso en su reunión cumbre bilateral, que tiene lugar este viernes en la aldea de la tregua de Panmunjom, que, según Moon, ahora simboliza la paz en lugar de la división con la visita de Kim al Sur.

La cumbre histórica se inició después de que ambos líderes se reunieran por primera vez en la Línea de Demarcación Militar, dentro de la Zona Desmilitarizada fuertemente fortificada.

"Digo ante el presidente Moon Jae-in y los periodistas que están aquí, que sostendré buenas discusiones con el presidente Moon con una actitud franca, sincera y honesta y lograré un buen resultado", dijo el líder norcoreano al inicio de la cumbre, televisada en vivo.

Moon expresó su agradecimiento a Kim por acordar sostener la cumbre intercoreana.

Asimismo, el mandatario surcoreano subrayó que el momento en el que el líder norcoreano cruzó la Línea de Demarcación Militar, Panmunjom se convirtió en un símbolo de paz, no en uno de división, expresando de nuevo su respeto a Kim por su decisión, que hizo posible la tercera cumbre intercoreana.

La cumbre Moon-Kim se produce en medio del descongelamiento de los lazos intercoreanos en lo que va de año, tras las intensificadas tensiones entre las dos Coreas, que aún permanecen técnicamente en guerra debido a que la Guerra de Corea de 1950-53 terminó en un armisticio, en lugar de con un tratado de paz.

Corea del Norte llevó a cabo una docena de lanzamientos de prueba de misiles desde que Moon asumió el poder en mayo del año pasado, y realizó también su sexto y más poderoso ensayo nuclear en septiembre.

La cumbre de este viernes supone la tercera cumbre intercoreana y la primera celebrada en Corea del Sur.

Kim enfatizó la necesidad de un acuerdo que no fracase.

El líder norcoreano mostró su esperanza de que "esto sea una oportunidad para las dos Coreas de avanzar de la mano mientras miran hacia el futuro con determinación, en lugar de unos resultados (de la cumbre) como los alcanzados en el pasado, que no puedan ser implementados".

Seúl y Pyongyang habían acordado desnuclearizar la península coreana y establecer una paz permanente en la península en sus dos cumbres anteriores, celebradas en 2000 y 2007.

Los acuerdos logrados durante las dos cumbres anteriores han fallado aparentemente.

Al hablar de la importancia del progreso en la cumbre, Moon dijo que los ojos y oídos del mundo están orientados hacia Panmunjom, y que las expectativas de los pueblos de ambas Coreas, así como de los ciudadanos de otros países, son muy altas, expresando su esperanza de que la cumbre con Kim se celebre de manera franca para que las dos Coreas puedan llegar a un acuerdo y crear un gran regalo para los pueblos coreanos y todas las personas del mundo que deseen la paz.

felicidades@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir