Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

Las dos Coreas discutirán en la cumbre el final oficial de la guerra y el régimen de paz

Últimas noticias 26/04/2018 10:00
El fotomontaje muestra al presidente surcoreano, Moon Jae-in (izda.) y al líder norcoreano, Kim Jong-un.

Seúl, 26 de abril (Yonhap) -- Cuando el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, habló sobre un "intrépido viaje hacia el establecimiento de un régimen de paz" en Berlín en julio del año pasado, muchos vieron esa posibilidad como un asunto de un futuro lejano.

En menos de un año, sin embargo, las expectativas son altas en un avance histórico en los esfuerzos para terminar de manera oficial la Guerra de Corea (1950-53) y traer una paz duradera a la dividida península.

Aliviar las tensiones militares y formular juntos un régimen de paz son uno de los tres puntos principales de la agenda de la cumbre entre Moon y el líder norcoreano, Kim Jong-un, de esta semana, junto con la desnuclearización y la cooperación bilateral.

Las dos Coreas siguen técnicamente en guerra, ya que el conflicto terminó hace más de seis décadas con un armisticio, no con un tratado de paz. La península coreana se ha visto afectada por repetidas crisis de guerra en medio del desarrollo nuclear y de misiles del Norte.

Expertos en la materia señalan que es urgente reemplazar el Acuerdo de Armisticio con un tratado de paz. Declarar el final de la guerra sería un prólogo simbólico. El 65º aniversario del armisticio está programado para el 27 de julio.

La cumbre entre Moon y Kim, que se celebrará el viernes en la aldea de la tregua de Panmunjom, podría sentar las bases para la declaración de la finalización de la guerra, que al parecer requiere el consentimiento de otras partes involucradas.

El fotomontaje muestra al presidente surcoreano, Moon Jae-in (centro), su homólogo estadounidense, Donald Trump (dcha.), y al líder norcoreano, Kim Jong-un.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo abiertamente que las dos Coreas tienen su "bendición" para discutir el tema.

Moon reafirmó que no pasaría por alto a Washington para impulsar el evento histórico.

La declaración del final de la guerra no puede resolverse solo a través del diálogo entre el Sur y el Norte, y necesita al menos un acuerdo trilateral entre Corea del Sur, Corea del Norte y EE. UU. para su éxito, dijo Moon al primer ministro japonés, Shinzo Abe, durante un conversación telefónica a principios de esta semana, según su oficina, Cheong Wa Dae.

Las observaciones reflejan la realidad de que Corea del Sur no es signataria del Acuerdo de Armisticio firmado por las fuerzas de las Naciones Unidas, lideradas por EE.UU., Corea del Norte y China.

En ese sentido, los asistentes de Moon creen que la cumbre entre el presidente surcoreano y el líder norcoreano puede servir como una "guía" para las conversaciones posteriores entre Kim y Trump en mayo o principios de junio.

Im Jong-seok, el jefe del personal de Moon, que ha encabezado los preparativos de la cumbre por parte de Seúl, comparó la próxima sesión en Panmunjom con la Cumbre de Malta de 1989 que condujo al final de la Guerra Fría.

Im expresó la esperanza de que las dos Coreas mantendrán diálogos cumbre con regularidad en Panmunjom, también conocida como Área de Seguridad Conjunta (JSA, según sus siglas en inglés), para discutir los pasos subsiguientes, aparentemente conscientes de las lecciones de las cumbres intercoreanas anteriores.

En 2007, el entonces presidente surcoreano, Roh Moo-hyun, y su homólogo en ese momento, Kim Jong-il, acordaron "trabajar juntos para avanzar en el tema de convocar a los líderes de las tres o cuatro partes directamente interesadas en la península y declarar un final para la guerra".

Las dos partes fracasaron en avanzar más en medio de la falta de discusiones adicionales a nivel de cumbre, ya que el poder presidencial del Sur pronto cambió al bloque conservador.

De hecho, poner fin de manera oficial a la guerra y firmar un tratado de paz, un requisito previo para un régimen de paz en la península coreana, no son asuntos sencillos a pesar de la posibilidad de un acuerdo de "paquete" político integral.

En caso de que Pyongyang y Washington opten por un enfoque gradual, esto llevaría más tiempo.

Un representante de un grupo cívico que busca la cooperación y la reconciliación intercoreanas coloca una bandera de "Unificación Coreana" en una carretera en la ciudad fronteriza surcoreana de Paju, al norte de Seúl, el 25 de abril de 2018.

El Ministerio de Unificación, que se ocupa de los asuntos intercoreanos, dijo en un comunicado que, como un tratado de paz es un pacto de naturaleza militar para suspender el intercambio de fuego, son necesarias negociaciones políticas de seguimiento entre las partes relacionadas para poner fin a la guerra de manera legal y recuperar la paz.

De hecho, esto está relacionado con la desnuclearización, que es el nombre del juego, y una garantía de seguridad para el régimen comunista del Norte.

Si Moon y Kim logran acuerdos para detener las hostilidades, como la retirada de armas pesadas y puestos de guardia (GP) en la Zona Desmilitarizada (DMZ) y la prevención de enfrentamientos navales alrededor de la frontera del mar Amarillo, tendría un efecto positivo en la confrontación entre Kim y Trump.

Los líderes de las dos Coreas necesitan producir logros en relación con el establecimiento de un régimen de paz en la península coreana, dijo Lee Jong-seok, un antiguo ministro de Unificación de Corea del Sur, añadiendo que lo que deberían hacer "a cualquier precio" es eliminar la confrontación militar entre el Sur y el Norte.

Si las dos partes declaran el cese de la confrontación militar, los pasos iniciales específicos pueden incluir retirar los GP de la DMZ e intentar establecer misiones diplomáticas en la capital de cada país, añadió Lee, quien desempeñó como el hombre de Seúl sobre Pyongyang bajo la administración Roh.

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir