Go to Contents Go to Navigation

Las posibilidades de una revisión constitucional temprana se reducen en medio de un enfrentamiento partidista

El presidente de la Asamblea Nacional, Chung Sye-kyun (centro), y los líderes de los principales partidos posan para una foto en la oficina de Chung en el Parlamento en Seúl, el 23 de abril de 2018.

Seúl, 23 de abril (Yonhap) -- Las posibilidades de una revisión constitucional temprana se han reducido aún más, este lunes, ya que la Asamblea Nacional se encuentra paralizada debido a un enfrentamiento político por un escándalo creciente de manipulación de la opinión en línea.

El gobernante Partido Democrático había esperado completar todos los procedimientos para aprobar y promulgar una revisión de la ley de referéndum nacional, un paso requerido hacia el cambio constitucional, este lunes, con el objetivo de cumplir su promesa de celebrar un plebiscito sobre la enmienda de la escritura de constitución al mismo tiempo que las elecciones locales del 13 de junio.

Pero su plan ha topado con un gran escollo, ya que los partidos de la oposición exigieron su acuerdo para lanzar una investigación legal independiente sobre el escándalo como una condición previa para normalizar el Parlamento, dirigido por la oposición.

El principal partido opositor, el Partido de Libertad Surcoreana (LKP, según sus siglas en inglés), el Partido Bareunmirae y el Partido para la Democracia y Paz presentaron un proyecto conjunto para ordenar una investigación del fiscal especial sobre el escándalo que involucra a un influyente bloguero con supuestos vínculos con un legislador de alto rango del partido gobernante.

El partido gobernante sigue mostrándose negativo sobre la investigación especial, diciendo que determinará si acepta o no la investigación después de que la policía complete su investigación en curso, que los partidos de la oposición han criticado como "demasiado lenta e indulgente".

El presidente del parlamento, Chung Sye-kyun, organizó una reunión con los líderes de los cuatro bloques parlamentarios para negociar el final de su enfrentamiento, pero no logró ningún avance.

El fracaso para revisar la ley del referéndum fue otro contratiempo desalentador para el partido gobernante y un duro recordatorio de la dinámica parlamentaria que hace que sea casi imposible seguir adelante con los proyectos de ley sin el apoyo del bloque opositor.

En línea con una propuesta del Gobierno, el partido gobernante busca cambiar el actual mandato presidencial de cinco años a un máximo de dos mandatos consecutivos de cuatro años, y fortalecer los derechos del primer ministro y la Asamblea Nacional.

Pero el LKP argumenta que la propuesta del bloque gobernante fortalecería aún más los poderes presidenciales. Ha abogado por un modelo de poder compartido bajo el cual el presidente toma el control de la seguridad nacional, la diplomacia y otros asuntos externos, mientras que el primer ministro, elegido por el Parlamento, controla los asuntos internos.

El partido gobernante se opone al plan de reparto del poder, argumentando que esto podría interrumpir la gestión de los asuntos del Estado, particularmente cuando el país enfrenta un constante desafío de seguridad por parte de una provocadora Corea del Norte.

La enmienda constitucional requiere la aprobación de dos tercios de los 293 legisladores en la legislatura unicameral y la mayoría de los votantes en un referéndum.

Antes del referéndum requerido, debe haber una revisión de la ley de referéndum.

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir