Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

Moon se centrará al máximo en la inminente cumbre intercoreana

Últimas noticias 22/04/2018 16:06
Moon se centrará al máximo en la inminente cumbre intercoreana - 1

Seúl, 22 de febrero (Yonhap) -- El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, se centrará al máximo en la inminente cumbre intercoreana, sin programar agendas importantes durante la semana para prepararse para su encuentro, el viernes, con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, informó este domingo su oficina, Cheong Wa Dae.

Según dijo la oficina presidencial, durante cinco días, desde este domingo hasta lo que queda para la cumbre intercoreana, el presidente Moon concentrará sus esfuerzos en el día histórico, asistiendo solo a programas ordinarios, con el fin de poner toda su energía en lo que podría ser el primer paso hacia la desnuclearización de la península coreana.

"El presidente tiene programadas esta semana únicamente agendas regulares, como la reunión de asesores y del Gabinete, pero sin nada extraordinario", dijo un funcionario de Cheong Wa Dae.

La cumbre entre Moon y Kim está prevista para el 27 de abril. La misma supondrá la tercera cumbre intercoreana, después de las celebradas en los años 2000 y 2007.

Dicho anuncio refleja también que se tomó en consideración el anuncio de Corea del Norte de que abandonará los ensayos nucleares y de misiles, además de cerrar el recinto de ensayos nucleares de Punggye-ri, en la zona norte del país, como resultado de la sesión plenaria del Partido de los Trabajadores de Corea del Norte (WPK, según sus siglas en inglés), celebrada el viernes pasado.

La cumbre intercoreana fue organizada en un momento en el que menos se esperaba.

Las tensiones entre las dos Coreas parecían situarse en un nuevo nivel todos los meses, incluso antes de la investidura presidencial de Moon, en mayo de 2017, mientras que Pyongyang continuaba desarrollando sus capacidades nucleares y de misiles, pese a la suma de más sanciones internacionales en su contra.

El régimen comunista realizó casi una docena de lanzamientos de misiles en menos de siete meses, después de la investidura de Moon, mientras que llevó a cabo, en septiembre, su sexta y más poderosa prueba nuclear hasta la fecha.

Washington y sus aliados respondieron con lo que llamaron sanciones y presión "máximas". Seúl se unió a los esfuerzos para refrenar al provocativo régimen, pero insistió en que el objetivo final de las sanciones y presión debía ser que el Norte regresase a la mesa de negociaciones para acabar con sus ambiciones nucleares.

El Norte respondió después de años de confrontación, conviniendo en participar en las primeras olimpiadas y paralimpiadas invernales de Corea del Sur, celebradas en febrero y marzo, respectivamente, en la comarca de PyeongChang. Los diálogos intercoreanos para la participación norcoreana en el evento deportivo internacional se convirtieron rápidamente en un acercamiento entre los dos países, hasta el punto en que ambos líderes despacharon enviados especiales de forma recíproca.

El enviado especial de Moon, Chung Eui-yong, celebró una reunión sin precedentes con el líder del país comunista, el 5 de marzo en Pyongyang, en la que Kim acordó reunirse con Moon, además de con el presidente estadounidense, Donald Trump, diciendo que su país podría estar dispuesto a abandonar sus armas nucleares a cambio de una garantía sobre su seguridad.

jisooaw@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir