Go to Contents Go to Navigation

(2ª AMPLIACIÓN)- El jefe del FSS ofrece dimitir

Últimas noticias 16/04/2018 21:40
El director del Servicio de Supervisión Financiera, Kim Ki-sik

Seúl, 16 de abril (Yonhap) -- El director del Servicio de Supervisión Financiera (FSS, según sus siglas en inglés), Kim Ki-sik, ha ofrecido este lunes su dimisión después de que la Comisión Electoral Nacional (NEC) concluyera que violó la ley cuando hizo una donación a una asociación de legisladores a la que pertenecía en 2016 cuando era miembro de la Asamblea Nacional.

El presidente surcoreano, Moon Jae-in, planea aceptar la dimisión, dijo un funcionario de Cheong Wa Dae.

La dimisión de Kim se produce solo dos semanas después de que asumiera el cargo.

El órgano de control electoral llegó a la conclusión después de una reunión de comisarios presidida por el presidente del NEC, Kwon Soon-il, dijo un funcionario del organismo a la Agencia de Noticias Yonhap vía telefónica.

En 2016, Kim donó 50 millones de wones (46.566 dólares) a la asociación de legisladores del Partido Demócratico, llamada "El mejor futuro" (The Better Future), justo antes de que terminara su mandato como legislador. Los críticos han acusado que el dinero era parte de los fondos políticos sobrantes de Kim y que debería haberlo devuelto a las arcas del Estado.

El principal partido opositor, el Partido de Libertad Surcoreana (LKP), ha reclamado que Kim siguió adelante con la polémica donación incluso después de que la NEC advirtiera en respuesta a su propia consulta que violaría la ley electoral si un legislador donaba dinero a una organización sin ánimo de lucro como miembro de la misma.

Se esperaba ampliamente que Kim dimitiera después de que la NEC tomara la decisión, ya que el presidente Moon Jae-in se comprometió a despedirle si se encontraba alguna ilegalidad en sus actos pasados, incluyendo la llamada "autodonación" y los viajes al extranjero financiados por su comité parlamentario.

Kim ha estado bajo una creciente presión para dimitir a raíz de las revelaciones de que tres viajes al extranjero que hizo como legislador en 2014 y 2015 fueron financiados por instituciones financieras y de investigación bajo la supervisión de su comité financiero parlamentario.

La NEC dijo que tales viajes podrían ser problemáticos, ya que podrían equivaler a aceptar fondos políticos, pero que deberían examinarse individualmente y en detalle para determinar si están violando la ley.

La salida de Kim, un antiguo activista que lideró la organización cívica Solidaridad Popular para una Democracia Participativa, uno de los principales grupos cívicos de Corea del Sur, podría ser un duro golpe para la Administración del presidente Moon.

Kim se disculpó por la controversia pero insiste en que no se dieron favores a las instituciones que pagaron los viajes. El LKP y el minorista partido opositor Bareunmirae presentaron una queja ante la fiscalía alegando que los viajes equivalen a sobornos.

Al principio, la oficina presidencial Cheong Wa Dae trató de defender a Kim, diciendo que los viajes podrían parecer inapropiados, pero que eran "legítimos". Debido a que la crítica pública aumentó considerablemente, el presidente Moon dijo el viernes pasado que despediría a Kim si se encontraba alguna ilegalidad en sus actos pasados.

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir