Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

Corea del Sur traza nuevas metas de exportación entre el creciente proteccionismo

Últimas noticias 05/04/2018 14:32
El ministro de Comercio, Kim Hyun-chong, en una sesión informativa celebrada, el 5 de abril del 2018, en el edificio gubernamental de Seúl.

Sejong, 5 de abril (Yonhap) -- Corea del Sur cambiará su dependencia en el comercio con China y los Estados Unidos a economías emergentes, para fomentar nuevos motores de crecimiento de cara al creciente proteccionismo, dijo, este jueves, el Ministerio de Comercio, Industria y Energía.

El ministro de Comercio, Kim Hyun-chong, anunció la "Nueva política de comercio", que se centra en expandir el territorio comercial y unirse a bloques megacomerciales para impulsar las exportaciones de la cuarta mayor economía de Asia.

"Necesitamos abordar activamente el cambiante entorno comercial por las prácticas proteccionistas en Estados Unidos y los riesgos geoeconómicos en China", dijo Kim en una sesión informativa. "Expandiremos los horizontes a las naciones emergentes además de al G-2, además de modificar el enfoque del sector manufacturero a servicios y nuevas industrias", añadió.

Corea del Sur se ha convertido en el sexto mayor exportador del mundo en 2017, gracias a las enérgicas ventas de chips de memoria y la recuperación en los precios del petróleo. Las exportaciones a China y Estados Unidos cubrieron el 36,7 por ciento del total, según el ministerio.

Seúl ha estado buscando las maneras de diversificar su mercado de exportación, en medio de las preocupaciones por las crecientes prácticas proteccionistas y el incremento de las tensiones comerciales entre EE. UU. y China, los dos socios comerciales principales de Corea del Sur.

Las firmas surcoreanas se han visto ante unas crecientes restricciones de importación en diversos sectores bajo la política de "EE. UU. primero" del presidente estadounidense, Donald Trump, incluidos los aranceles de salvaguardia en sus lavadoras y paneles solares. Corea del Sur recibió una exención de un 25 por ciento en los aranceles sobre el acero de Washington, pero está sujeta a una cuota de unos 2,68 millones de toneladas, o un 70 por ciento del promedio de exportaciones a EE. UU. durante los tres años anteriores.

Las dos naciones han alcanzado un acuerdo provisional sobre la revisión de su acuerdo comercial, de seis años de antigüedad, que se centró en abrir, aún más, a EE. UU. el mercado de automóviles de Corea del Sur.

Corea del Sur y China están en discusiones para expandir el ámbito de su tratado de libre comercio a los servicios y el sector de inversión, a fin de bajar aún más las barreras comerciales entre los dos países.

China ha estado tratando de reducir su enfoque en la manufactura para reformarse a una economía más orientada a los servicios. El sector servicios de China fue valorado en 5,6 billones de dólares en 2016, convirtiéndolo en el segundo mayor mercado del mundo.

El Gobierno de Seúl dijo que buscará las maneras de promover el comercio con las dos mayores economías del mundo mediante nuevos acuerdos comerciales, mientras expande la asistencia para que las firmas locales entren en nuevos mercados.

El ministerio planea forjar lazos económicos más cercanos con los países del Sudeste Asiático y la India, acelerando las negociaciones para lograr la Asociación Económica Integral Regional (RCEP, según sus siglas en inglés).

La RCEP involucra a 16 países: los 10 países miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), además de Corea del Sur, Australia, China, la India, Japón y Nueva Zelanda.

La RCEP, de ser firmada, será uno de los acuerdos de libre comercio regionales más grandes, ya que, a fecha de 2016, los Estados miembros representaban la mitad de la producción global, además de un 32 por ciento del producto interior bruto global y un 29 por ciento del comercio mundial, según el Ministerio de Comercio.

El ministerio también prometió intensificar la cooperación económica con Rusia y sus vecinos mediante proyectos conjuntos en energía, transporte e industrias navieras.

Bajo la "Nueva Política del Norte" del presidente Moon Jae-in, Corea del Sur y Rusia han discutido las maneras de construir "nueve puentes" entre las dos naciones: gas natural, ferrocarril, puertos marítimos, electricidad, rutas árticas de transporte marítimo, construcción naval, trabajo, agricultura y pesca.

El Gobierno de Seúl también planea decidir si unirse al acuerdo comercial del Pacífico, de reciente creación, dentro de la primera mitad del año, después de ver su impacto en la economía nacional y consultar con los Estados miembros.

Un año después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, abandonara el Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP), los 11 países restantes -Australia, Brunéi, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam- firmaron, el mes pasado en Chile, un acuerdo renovado: el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP).

El acuerdo, que apunta a reducir los aranceles sobre los productos para estimular el comercio, entrará en vigor después de que sea completamente ratificado por seis de los once miembros. Los países representan un 13,5 por ciento del producto interior bruto mundial, o un total de 10 billones de dólares.

jisooaw@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir