Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

(AMPLIACIÓN)- Moon asiste a la ceremonia para conmemorar el 70º aniversario del incidente del 3 de abril de Jeju

Últimas noticias 03/04/2018 11:51
El presidente, Moon Jae-in, pronuncia un discurso en una ceremonia conmemorativa del 70º aniversario del incidente del 3 de abril de Jeju", que tiene lugar, el 3 de abril de 2018, en la isla meridional de Jeju.

Seúl, 3 de abril (Yonhap) -- El presidente Moon Jae-in ha asistido, este martes, a una ceremonia conmemorativa del 70º aniversario de una masacre sangrienta en la isla de Jeju, en el sur del país, convirtiéndose en el primer jefe de Estado en acudir en una década, según informó la Oficina del Presidente, Cheong Wa Dae.

Durante su discurso, Moon se disculpó por el sufrimiento de las víctimas del incidente del "3 de abril de Jeju", reiterando su compromiso de descubrir la verdad detrás de la tragedia, restaurar el honor de las víctimas, hacer compensaciones estatales para las víctimas y excavar los retos de los desaparecidos.

El incidente se refiere al conflicto entre el Gobierno y la sociedad civil entre 1948-1954, lo que fue un resultado de la división ideológica de Corea tras su liberación en 1945 del régimen colonial de Japón. Un informe gubernamental de 2003 estima que el número de civiles muertos se sitúa entre los 25.000 y 30.000, lo que supone alrededor del 10 por ciento de los habitantes de la isla en aquel entonces.

Moon dijo en la ceremonia, con la participación de 15.000 personas, incluidas las víctimas sobrevivientes, que "como presidente, me disculpo profundamente de nuevo por todos los dolores provocados por la violencia estatal y los esfuerzos para curarlos, y los aprecio profundamente".

Asimismo, el mandatario surcoreano señaló que promete avanzar hacia una resolución completa del incidente del 3 de abril sin vacilaciones y que no habrá ninguna suspensión o retirada en los esfuerzos para verificar la verdad detrás del incidente y restaurar el honor de las víctimas.

El presidente liberal subrayó que el Gobierno, en cooperación con la asamblea legislativa, tratará de hacer todo lo posible para apoyar a las víctimas y sus familias a través de medidas como el establecimiento de un centro estatal de tratamiento de traumas.

Moon, señalando que aún existen algunos que rehúsan reconocer el incidente de Jeju, hizo un llamamiento para que el país "afronte directamente" la parte oscura de la historia moderna del país.

Corea del Sur aún está llena de palabras de animosidad y hostilidad, que han sido creadas por las viejas ideologías, enfatizó Moon, añadiendo que el país tiene que escapar de la práctica de ponerse en el marco de las antiguas ideologías.

Las víctimas y sus familias han afirmado que en varias décadas tras 1954, los Gobiernos autoritarios distorsionaron o encubrieron la verdad detrás del incidente y silenciaron a las víctimas en pro del orden público y la paz.

Moon también dijo que ante las almas de las víctimas del incidente del 3 de abril, se vuelve a afirmar que la paz y coexistencia pueden permanecer debidamente basándose solo en la verdad, no en las ideologías, añadiendo que la extrema confrontación entre la derecha y la izquierda dio a luz una parte trágica de la historia, pero que las víctimas y los habitantes de Jeju superaron la desconfianza y animosidad generadas por las ideologías.

El presidente subrayó también que verificar la verdad detrás del incidente de Jeju es un proceso de arrepentirse del pasado lamentable y recuperar el "valor universal de la humanidad".

La restauración del honor de las víctimas del incidente del 3 de abril es el futuro del país en el camino hacia la reconciliación, coexistencia, paz y derechos humanos, señaló Moon.

El incidente ha vuelto a ser el centro de atención, ya que Moon, quien asumió el poder en mayo del año pasado, trata de resolver las quejas de las víctimas de los abusos estatales del pasado. El establecimiento de la verdad sobre la masacre de Jeju es una de sus 100 promesas electorales principales.

El primer presidente surcoreano en viajar a la isla para asistir a un servicio conmemorativo por las víctimas fue Roh Moon-hyu en el año 2006.

felicidades@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir