Go to Contents Go to Navigation

(4ª AMPLIACIÓN)- Fiscalía: El expresidente Lee niega todas las acusaciones de corrupción

Últimas noticias 14/03/2018 22:53
El 14 de marzo de 2018, el expresidente Lee Myung-bak llega a la Oficina de la Fiscalía del Distrito Central de Seúl para ser interrogado.

Seúl, 14 de marzo (Yonhap) -- El expresidente Lee Myung-bak ha sido interrogado, este miércoles, por los fiscales sobre una serie de acusaciones de corrupción que incluyen soborno, malversación y abuso de poder.

Durante el interrogatorio, Lee negó ser el propietario secreto de la firma de su hermano, que está en el centro del escándalo, así como su participación en supuestos fondos de sobornos formados a través de la compañía, dijeron los fiscales. También refutó las acusaciones de que las agencias estatales, incluida la oficina presidencial, ayudaron en una demanda de DAS y trasladaron documentos del Estado al almacén de DAS.

"Se dice que se está adhiriendo a su afirmación inicial de que no tiene nada que ver con la presunta titularidad de DAS y de la parcela de tierra en Dogok", dijo un funcionario de la fiscalía en una conferencia de prensa por la tarde, añadiendo que Lee también está negando los fondos ilícitos y la filtración de documentos estatales, diciendo que no sabe nada sobre esos asuntos, y dice que incluso si tales cosas hubieran sucedido, las habrían hecho empleados de alto rango.

Lee, quien estuvo en la presidencia de 2009-2013, está bajo la sospecha de ser el propietario real de DAS, un fabricante de piezas de automóviles, que, en teoría, pertenece a su hermano mayor, Lee Sang-eun. Los fiscales sospechan que el expresidente está involucrado en la creación de un fondo ilícito de 30.000 millones de wones (28,2 millones de dólares).

La fiscalía también ha estado indagando sobre la sospecha de que Lee poseía una gran parcela de tierra en una periferia adinerada en el sur de Seúl y se embolsó muchas de las ganancias obtenidas de su venta en 1995.

Lee, de 77 años, compareció esta mañana a las 9.30 a.m. ante la Oficina de la Fiscalía del Distrito Central de Seúl. Ante los medios de comunicación, Lee se disculpó con el público y expresó su pesar por la investigación. Está previsto que el interrogatorio finalice el jueves.

El funcionario de la fiscalía añadió que no hay un cambio dramático en su declaración.

Lee es sospechoso de recibir un total de 11.000 millones de wones (10,3 millones de dólares) como sobornos del Servicio de Inteligencia Nacional (NIS, según sus siglas en inglés), así como de Samsung y otros, incluido un exjefe de un importante grupo bancario, alrededor del tiempo de su victoria en las elecciones presidenciales y a principios de su mandato presidencial.

Lee dijo que se siente desdichado y que lamenta profundamente causar preocupación al público en tiempos en los que la economía nacional se encuentra en dificultades y está en juego la seguridad regional.

El expresidente destacó que tiene muchas cosas que decir como exmandatario, pero afirmó estar determinado a "ahorrar su aliento".

El 14 de marzo de 2018, el expresidente Lee Myung-bak lee una declaración antes de entrar en la Oficina de la Fiscalía del Distrito Central de Seúl para ser interrogado.

El expresidente también es sospechoso de haber hecho pagar a Samsung 6.000 millones de wones (5,6 millones de dólares) en honorarios legales debidos por DAS a un bufete de abogados estadounidense desde noviembre de 2007 hasta marzo de 2009, en una demanda que tenía por fin recuperar la inversión de DAS, de 14.000 millones de wones (13,1 millones de dólares), en una firma de Estados Unidos.

La fiscalía cree que Lee abusó de su poder y ordenó a su oficina y la Cancillería surcoreana que ayudaran a DAS a recuperar su dinero, dado que el gigante tecnológico no tenía ninguna razón para pagar por ello a no ser que buscara la influencia presidencial.

Lee, quien negó todas las acusaciones, ha denunciado que la investigación es una represalia política de la Administración actual del presidente liberal Moon Jae-in.

Se espera, de forma generalizada, que los fiscales busquen una orden de arresto contra Lee cuando acaben de interrogarlo. Algunos de sus asesores clave, incluido un gestor patrimonial, han sido detenidos.

Lee es el quinto exlíder surcoreano en enfrentarse a una investigación fiscal. Su sucesora, Park Geun-hye, fue destituida el año pasado por un enorme escándalo de tráfico de influencias.

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Palabras clave populares
Noticias con más 'Me gusta'
Noticias más guardadas
more
more
more
Inicio Subir