Go to Contents Go to Navigation

(2ª AMPLIACIÓN)- El expresidente Lee se presenta para ser interrogado sobre las acusaciones de corrupción

Últimas noticias 14/03/2018 11:39
El 14 de marzo de 2018, el expresidente Lee Myung-bak comparece ante la Oficina de la Fiscalía del Distrito Central de Seúl para ser interrogado.

Seúl, 14 de marzo (Yonhap) -- El expresidente Lee Myung-bak ha ofrecido, este miércoles, una disculpa al pueblo mientras compareció ante la fiscalía para ser interrogado sobre una serie de acusaciones de corrupción, que incluyen el soborno, la malversación y el abuso de poder.

Lee, de 77 años de edad, llegó a la Oficina de la Fiscalía del Distrito Central de Seúl en torno a las 9:20 a.m., después de que la fiscalía le citase la semana pasada.

El quinto expresidente surcoreano que hace frente a un interrogatorio fiscal se presentó ante los periodistas y reporteros gráficos nacionales y extranjeros, que acudieron en tropel para cubrir otro espectáculo de un exmandatario envuelto en un escándalo político.

Lee dijo que se siente desdichado y que lamenta profundamente causar preocupación al público en tiempos en los que la economía nacional se encuentra en dificultades y está en juego la seguridad regional.

El expresidente destacó que tiene muchas cosas que decir como exmandatario, pero afirmó estar determinado a "ahorrar su aliento".

Lee entró en el edificio sin responder a las preguntas de los periodistas.

Lee, quien estuvo en el poder de 2009 a 2013, es sospechoso de recibir un total de 11.000 millones de wones (10,3 millones de dólares) como sobornos del Servicio de Inteligencia Nacional (NIS, según sus siglas en inglés), así como de Samsung y otros, incluido un exjefe de un importante grupo bancario, alrededor del tiempo de su victoria en las elecciones presidenciales y a principios de su mandato presidencial.

Asimismo, Lee se enfrenta a las sospechas de estar involucrado en enormes fondos ilegales creados a través de DAS, un fabricante de piezas de automóviles. Se ha rumoreado, desde hace mucho tiempo, que la compañía está controlada por Lee, aunque en teoría pertenece a su hermano mayor, Lee Sang-eun.

La fiscalía dijo que ha concluido que Lee es el propietario secreto de DAS y lo acusó de crear un fondo ilícito de 30.000 millones de wones (28 millones de dólares) a través de DAS y sus subcontratistas.

El expresidente también es sospechoso de haber hecho pagar a Samsung 6.000 millones de wones (5,6 millones de dólares) en honorarios legales debidos por DAS a un bufete de abogados estadounidense desde noviembre de 2007 hasta marzo de 2009, en una demanda que tenía por fin recuperar la inversión de DAS, de 14.000 millones de wones (13,1 millones de dólares), en una firma de Estados Unidos.

La fiscalía cree que Lee abusó de su poder y ordenó a su oficina y la Cancillería surcoreana que ayudaran a DAS a recuperar su dinero.

Por su parte, el expresidente negó todas las acusaciones en su contra, denunciando que la investigación es una represalia política de la administración actual de Moon Jae-in.

La oficina fiscal y la policía reforzaron la seguridad dentro del perímetro a fin de prevenir posibles enfrentamientos. Mientras tanto, la fiscalía cerró de forma temporal la mayoría de sus puertas y solo permitió la entrada de los equipos de medios de comunicación cuyas tarjetas de identidad fueron autorizadas previamente.

La policía despachó 13 equipos de más de 1.000 oficiales para proporcionar seguridad cerca de la oficina fiscal en Seocho, en el sur de Seúl, y en los alrededores de la residencia de Lee, a unos 4,7 kilómetros de la oficina de la fiscalía.

paola@yna.co.kr

(FIN)

Palabras clave populares
Noticias con más 'Me gusta'
Noticias más guardadas
more
more
more
Inicio Subir