Go to Contents Go to Navigation

Los Juegos Paralímpicos de PyeongChang comienzan con una ceremonia que destaca la pasión y la convivencia

Últimas noticias 09/03/2018 22:01
Los bailarines actuan durante la ceremonia de apertura de los Juegos Paralímpicos de Invierno de PyeongChang en el Estadio Olímpico en PyeongChang, provincia de Gangwon, el 9 de marzo de 2018.

PyeongChang, Corea del Sur, 9 de marzo (Yonhap) -- Los Juegos Paralímpicos de Invierno de PyeongChang 2018 han comenzado, este viernes, con una ceremonia de apertura que enfatiza la pasión y la convivencia.

Utilizando como tema "La pasión nos mueve" (Passion Moves Us), la ceremonia de apertura de los primeros juegos paralímpicos de invierno en Corea del Sur se llevó a cabo en el Estadio Olímpico, de 35.000 localidades, de PyeongChang, en la provincia de Gangwon.

Las Paralimpiadas, que siguen a los juegos olímpicos de invierno del mes pasado, se llevarán a cabo en PyeongChang y las ciudades vecinas de Gangneung y Jeongseon hasta el 18 de marzo. Serán los juegos paralímpicos de invierno más grandes de todos los tiempos, con 570 atletas de 49 naciones compitiendo. Hay un récord de 80 medallas de oro en juego.

Una actuación que refleja el arte tradicional coreano se realiza durante la ceremonia de apertura de los Juegos Paralímpicos de Invierno de PyeongChang 2018, celebrada en el Estadio Olímpico de PyeongChang, en la provincia de Gangwon, el 9 de marzo de 2018.

La ceremonia, realizada por el director creativo ejecutivo Lee Moon-tae, comenzó con un vídeo introductorio que mostró simbólicamente la pasión de los atletas hirviendo el mercurio de un termómetro. La cuenta atrás comenzó cuando un jugador de "hockey" sobre hielo disparó un "disco llameante" que rompió la pantalla. Cuando el recuento llegó a cero, el suelo se congeló, y los fuegos artificiales señalaron la apertura del festival de invierno.

Shin Myeong-jin, un artista amputado con un brazo y piernas protésicos, apareció en el escenario central tocando un tambor gigante tradicional. Fue una nueva interpretación de percusión del tradicional "bin-rye", la ceremonia de bienvenida para invitados importantes que visitaban la corte real de Corea en épocas anteriores.

A medida que comenzó la actuación de varios tambores tradicionales, la plataforma circular del centro del estadio se elevó. El poderoso sonido de muchos ritmos combinados transmitió un mensaje de armonía. Un centenar de bailarines se unieron a la fiesta con movimientos elegantemente coreografiados.

El emblema de los Juegos Paralímpicos de Invierno de PyeongChang se mapeó en el escenario y se mostró el mensaje de bienvenida.

Las actuaciones se suspendieron momentáneamente cuando la "Taegeukgi", la bandera nacional de Corea del Sur, fue llevada al estadio por ocho paralímpicos surcoreanos, cuatro en sillas de ruedas, a lo largo de la vía fluvial congelada representada en el suelo. Entonces, el río fue coloreado con el símbolo rojo y azul de la bandera.

La bandera nacional surcoreana, o "Taegukgi", se lleva dentro del Estadio Olímpico de PyeongChang, provincia de Gangwon, durante la ceremonia de inauguración de los Juegos Paralímpicos de Invierno de PyeongChang, el 9 de marzo de 2018.

Hwang Young-taek y Kim Hyuk-gun, dos cantantes con discapacidades físicas, junto con un coro en silla de ruedas, cantaron el himno nacional.

Esto dio paso al desfile de los atletas, con deportistas de 49 naciones caminando hacia el estadio al aire libre. Según la tradición, el orden del desfile se determinó en el orden del alfabeto de la nación anfitriona, que es el "hangeul" en Corea del Sur.

Grecia, la cuna de los juegos olímpicos modernos, fue la primera nación en entrar. Corea del Sur fue la última en aparecer. Corea del Norte fue la 34ª, justo detrás de Japón.

El Sur y el Norte originalmente planearon realizar una marcha conjunta como lo hicieron en las olimpiadas, pero el plan de ambos se eliminó el jueves después de que no lograran reducir sus diferencias sobre si usar o no una bandera de "Unificación Coreana" que mostrara los islotes orientales surcoreanos de Dokdo.

El Norte dijo previamente que quería que la bandera mostrara Dokdo. El Sur, sin embargo, quería la bandera de "Unificación Coreana" sin Dokdo, respetando la recomendación del Comité Paralímpico Internacional (CPI) de no politizar los eventos deportivos.

Dokdo, Takeshima en Japón, consiste en un conjunto de islotes rocosos que se encuentran cerca de la península coreana en el Mar del Este. Durante mucho tiempo ha sido una fuente recurrente de tensión con Japón.

A pesar de que marcharon por separado, Corea del Norte, con su bandera llevada por el esquiador paralímpico Kim Jong-hyon, todavía provocó fuertes vítores del público surcoreano. Pero fueron los atletas de la nación anfitriona los que sacudieron el estadio cuando ingresaron, con el esquiador nórdico Sin Eui-hyun como el abanderado del equipo.

Desfile de atletas y entrenadores de Corea del Sur durante la ceremonia de apertura de los Juegos Paralímpicos de Invierno de PyeongChang, en el Estadio Olímpico de PyeongChang, provincia de Gangwon, el 9 de marzo de 2018.

El espectáculo continuó mostrando a una niña con discapacidad visual dibujando un mundo de imaginación y esperanza. Al final, mostró a niños y paralímpicos bailando una canción con movimientos de lenguaje de signos, reflejando el mensaje de que PyeongChang es un lugar donde los sueños se hacen realidad.

Luego, Lee Hee-beom, presidente del comité organizador de PyeongChang, y Andrew Parsons, presidente del Comité Paralímpico Internacional, subieron al escenario para dar sus respectivos discursos.

Lee dijo esperar con sinceridad que los Juegos Paralímpicos de PyeongChang 2018 sirvan como piedra angular para crear una sociedad comprensiva y solidaria sin discriminación ni prejuicios, más allá de los valores de paz y armonía, inspiración y júbilo, añadiendo que el festival de PyeongChang 2018 arrojará la 'Luz de la esperanza' sobre el futuro de todas las personas en todo el mundo que anhelan la paz más allá de la península coreana y el Nordeste Asiático.

Parsons enfatizó el poder del deporte paralímpico diciendo que no solo cambia las vidas sino también cambia el mundo.

Después, el presidente surcoreano, Moon Jae-in, declaró oficialmente la apertura de los Juegos Paralímpicos de Invierno de PyeongChang.

Después de sus discursos, la bandera paralímpica fue llevada por los futuros paralímpicos, y representantes de los atletas, oficiales y entrenadores de los Juegos Paralímpicos de PyeongChang juraron el juramento paralímpico.

A esto le siguió otro segmento artístico que presentó una "Rueda de la pasión" (Wheel of Passion), simbolizando la pasión que conduce a la igualdad y la armonía y una energía que borra los límites de la división. Detrás de bailarinas en sillas de ruedas, la "Rueda de la pasión" comenzó a levantarse y los pétalos que representan los cuatro valores paralímpicos -coraje, determinación, inspiración e igualdad- engulleron a la "Rueda de la pasión", creando la "Esfera de la convivencia".

El presidente de Corea del Sur, Moon Jae, saluda a los espectadores en la ceremonia de apertura de los Juegos Paralímpicos de Invierno de PyeongChang, en el Estadio Olímpico en PyeongChang, provincia de Gangwon, el 9 de marzo de 2018.

Entonces llegó el momento de encender el pebetero. La llama para los Juegos Paralímpicos de PyeongChang había nacido en cinco ciudades locales antes de unirse, el sábado, con otras tres llamas: una llama del pueblo inglés de Stoke Mandeville, cuna de las paralimpiadas; una llama que representa los Juegos Paralímpicos de Seúl 1988; y una llama creada digitalmente en Seúl.

La antorcha paralímpica recorrió un total de 2.018 kilómetros, una cifra que incluye la distancia entre Seúl y las cinco ciudades y comarcas donde se encendieron las llamas. Un total de 800 portadores de la antorcha participaron en grupos de dos para completar la distancia. Los portadores de la antorcha incluyeron a Lee Yong-ro, el primer discapacitado de Corea del Sur en convertirse en profesor de deportes; Kim Yu-na, excampeona olímpica de patinaje artístico; y Yun Sung-bin, quien ganó la medalla de oro en "skeleton" masculino en los Juegos Olímpicos de PyeongChang.

Después, el caldero de porcelana blanca en forma de luna, que también se usó en las olimpiadas, se encendió con la llama sagrada, y la "Esfera de la convivencia" se convirtió en un sol que emitía una luz roja brillante. Luego se convirtió en la luna llena blanca cuando la ceremonia concluyó con un baile a la luz de la luna. La soprano Sumi Jo y la cantante Sohyang ofrecieron las últimas actuaciones.

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Palabras clave populares
Noticias con más 'Me gusta'
Noticias más guardadas
more
more
more
Inicio Subir