Go to Contents Go to Navigation

(PyeongChang 2018) Los JJ. OO. de PyeongChang dejan un legado emblemático de paz a través de la reconciliación de las dos Coreas

Últimas noticias 25/02/2018 16:05
(PyeongChang 2018) Los JJ. OO. de PyeongChang dejan un legado emblemático de paz a través de la reconciliación de las dos Coreas0

PyeongChang, Corea del Sur, 25 de febrero (Yonhap) -- Los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang 2018 dejarán atrás uno de los legados más dramáticos y simbólicos de cualquier olimpiada contemporánea, gracias a la reconciliación de las dos Coreas en deportes -un acontecimiento que era inimaginable tan solo unos pocos meses antes.

Por primera vez en unas olimpiadas organizadas por el Sur, alrededor de 200 delegados de ambas Coreas, vestidos con uniformes a juego, marcharon juntos bajo una bandera unificada en la ceremonia de apertura de las Olimpiadas de PyeongChang, la cual tuvo lugar el 9 de febrero, generando uno de los eventos más intensamente observados y definitivamente emblemáticos de PyeongChang 2018.

Corea del Norte, que aún permanece técnicamente en guerra contra Corea del Sur, no participó en los Juegos Olímpicos de Verano de Seúl 1988.

El atleta surcoreano de "bobsleigh" Won Yun-jong y la jugadora norcoreana de "hockey" Hwang Chung-gum, encabezaron la marcha portando la bandera de la "Unificación Coreana", que muestra la península coreana en azul sobre un fondo blanco, al son de una versión arreglada de la canción icónica tradicional popular en ambas Coreas, "Arirang".

El presidente surcoreano, Moon Jae-in, y otros líderes mundiales dieron una ovación de pie durante el desfile conjunto. El jefe de Estado ceremonial de Corea del Norte, Kim Yong-nam, y Kim Yo-jong, hermana menor del líder norcoreano, Kim Jong-un, incluso viajaron al Sur para asistir a la ceremonia de inauguración.

El presidente surcoreano, Moon Jae-in (abajo, izda.), estrecha la mano de Kim Yo-jong (arriba, dcha.), hermana menor del líder norcoreano, Kim Jong-un, en la ceremonia de apertura de las olimpiadas, que tuvo lugar el 9 de febrero de 2018. Al lado izquierdo de Kim Yo-jong, se ve a Kim Yong-nam, jefe de Estado ceremonial de Corea del Norte.

Fue el cuarto desfile intercoreano conjunto en unas olimpiadas, y el primero desde Turín 2006. Las dos Coreas celebraron diez marchas conjuntas en los eventos inaugurales para los eventos deportivos internacionales.

El desfile conjunto fue fruto de meses de negociaciones entre ambas Coreas y el Comité Olímpico Internacional (COI) sobre la participación norcoreana en las primeras olimpiadas invernales en el Sur. La participación de Corea del Norte en las Olimpiadas de PyeongChang fue dudosa el año pasado debido a una serie de provocaciones militares, incluida una prueba nuclear, que elevó la tensión en la región.

Sin embargo, el líder norcoreano cambió todo eso al ofrecerse a enviar una delegación de atletas a las Olimpiadas de PyeongChang durante su mensaje de Año Nuevo.

Corea del Sur acogió con agrado tal gesto y las dos partes alcanzaron su acuerdo histórico solo en un plazo de 17 días.

El presidente del COI, Thomas Bach, extendió una invitación a Corea del Norte, un régimen que se encuentra bajo sanciones internacionales considerables por el continuo desarrollo de armas nucleares, ya que el COI trata equitativamente a todos los comités olímpicos nacionales.

El intercambio intercoreano reanudado en los deportes no se limitó solo a la marcha conjunta. Fue más profundo, hasta el punto de que la diplomacia afectó realmente a las competiciones olímpicas, creando un equipo femenino de "hockey" intercoreano, un hecho sin precedentes al margen de los eventos deportivos no amistosos de las dos Coreas.

(PyeongChang 2018) Los JJ. OO. de PyeongChang dejan un legado emblemático de paz a través de la reconciliación de las dos Coreas2

La decisión política altamente simbólica, tomada solo unas semanas antes de la apertura de las olimpiadas, se convirtió en un importante punto conflictivo no solo para la entrenadora canadiense, Sarah Murray, y su equipo, sino también para el pueblo, que estuvo drásticamente dividido por la decisión, que requirió sacrificios de las jugadoras surcoreanas. Las 23 surcoreanas y 12 norcoreanas sirvieron como un símbolo que representa la paz en la península coreana dividida.

A pesar de enviar su mayor delegación a las Olimpiadas de PyeongChang, Corea del Norte terminó su novena comparecencia en las olimpiadas invernales sin ninguna medalla.

A la clausura de las Olimpiadas de PyeongChang, será prácticamente imposible ver la bandena norcoreana izada o el himno nacional del régimen comunista interpretado públicamente en el Sur.

Sin embargo, con la Administración Moon, que, manteniendo la presión para la desnuclearización norcoreana, determinó mantener la llama de la diplomacia intercoreana, no sería sorprendente ver más intercambios en deportes con el Norte en el futuro cercano, debido, especialmente, a que Pyongyang ha invitado a Bach y a los funcionarios surcoreanos encargados de las olimpiadas a visitar al Norte para realizar diálogos en un momento mutuamente conveniente.

felicidades@yna.co.kr

(FIN)

Palabras clave populares
Noticias con más 'Me gusta'
Noticias más guardadas
more
more
more
Inicio Subir