Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

(AMPLIACIÓN)- El acuerdo de las ex esclavas sexuales carece de la opinión de las víctimas y se confirma la existencia de acuerdos secretos

Últimas noticias 27/12/2017 17:14
En la imagen de archivo, el excanciller surcoreano, Yun Byung-se (dcha.), da la mano, el 28 de diciembre de 2015, a su homólogo japonés, Fumio Kishida, después de anunciar el acuerdo alcanzado para resolver la cuestión de las "mujeres de consuelo".

Seúl, 27 de diciembre (Yonhap) -- El anterior Gobierno de Corea del Sur, de la destituida presidenta Park Geun-hye, había ocultado parte del controvertido acuerdo alcanzado con Japón, a finales de 2015, para resolver la cuestión de las ex esclavas sexuales a fin de evitar críticas por las concesiones a Tokio, ha dicho este miércoles un grupo de trabajo.

Después de meses investigando el ampliamente criticado trato, el grupo de trabajo de la Cancillería también dijo que la Administración Park no logró realizar los esfuerzos adecuados para escuchar a las víctimas antes de alcanzar el controvertido acuerdo.

El grupo solicitó al Gobierno elaborar un acercamiento a largo plazo para resolver las cuestiones históricas, como el de las llamadas

"mujeres de consuelo", diciendo que las negociaciones de concesiones mutuas o de compromiso político no pueden ser la solución final.

En su informe de 31 páginas sobre los resultados de la investigación, el grupo de trabajo dijo que no se reflejó lo suficiente un acercamiento centrado en las víctimas y que el acuerdo fue alcanzado a través de negociaciones de concesiones mutuas como si se tratara de una agenda diplomática ordinaria.

El acuerdo fue finalizado, en su mayor parte, en base a la postura del Gobierno, sin tener en cuenta de manera adecuada la opinión de las víctimas, en el proceso de negociación.

Los resultados de la investigación serán presentados ante el Gobierno, que tomará su postura final sobre la materia, aunque todavía no se ha revelado un calendario detallado para ello.

La canciller surcoreana, Kang Kyung-wha, expresó su pesar debido a que el acuerdo alcanzado carece de la opinión de las personas involucradas, y dijo que el Gobierno aceptará los resultados del grupo de trabajo que, según la funcionaria, están respondiendo fielmente a las preguntas que rodean a la cuestión.

La canciller surcoreana, Kang Kyung-wha

En base a los hallazgos, el Gobierno reunirá la opinión de las víctimas y otras personas involucradas, enfocando su acercamiento a la materia sobre las víctimas. Asimismo, Kang dijo que las acciones serán tomadas con cautela, tomando en consideración todo el impacto posible que puedan tener sobre las relaciones bilaterales.

El grupo de trabajo, compuesto de funcionarios y expertos del sector privado sobre la historia y las relaciones con Japón, fue creado dos meses después de que el presidente Moon Jae-in asumiera su cargo, en mayo, a fin de investigar el controvertido acuerdo de la Administración Park.

Corea del Sur y Japón llegaron a un acuerdo, el 28 de diciembre de 2015, para resolver "final e irreversiblemente" el asunto de las "mujeres de consuelo". Tokio dio una disculpa por sus atrocidades durante el período colonial y acordó contribuir con 1.000 millones de yenes (8,9 millones de dólares) a una fundación dedicada a apoyar a las víctimas.

Sin embargo, el acuerdo fue criticado duramente por las víctimas y los grupos cívicos afirmando que la disculpa carece de sinceridad, y diciendo que el Gobierno no les consultó previamente. Algunos solicitaron renegociar el acuerdo e, incluso, descartarlo completamente.

El grupo de trabajo dijo que la controvertida expresión "irreversible" fue propuesta por la parte surcoreana, para asegurarse de que la disculpa de Japón sería permanente sin poder retractarse en el futuro, un contexto que fue distorsionado cuando Japón demandó la "final" e "irreversible resolución" a la cuestión de las ex esclavas sexuales, que fue aceptado en los posteriores diálogos.

La Cancillería de Seúl había sugerido a la Oficina del Presidente, Cheong Wa Dae, retirar la palabra "irreversible", pero la oficina no lo aceptó, según el grupo de trabajo.

El grupo de trabajo también confirmó las especulaciones de que Corea del Sur hizo demasiados compromisos en las negociaciones, y que estos no fueron publicados para minimizar las críticas del pueblo.

Conforme a los acuerdos sin divulgar, Japón demandó a Corea del Sur no apoyar a los grupos cívicos de la cuestión cuando expresaran su disgusto sobre el acuerdo, y solicitó planes "detallados" de la estatua de la niña dispuesta frente a la Embajada de Japón ante Corea del Sur, en el centro de Seúl.

La estatua de la niña, que simboliza las dificultades de las víctimas coreanas de la esclavitud sexual al servicio del Ejército japonés, es considerada ofensiva por Japón. Tokio solicitó reiteradamente su retirada en base a que formaba parte del acuerdo alcanzado. Sin embargo, el Gobierno de Seúl negó un acuerdo de ese tipo, diciendo que no tiene autoridad para retirar la estatua, dado que fue instalada por grupos cívicos.

Según dijo el grupo de trabajo, en respuesta a esto Seúl prometió realizar esfuerzos para "persuadir" a los grupos cívicos pertinentes, mientras trabajan para resolver "apropiadamente" la cuestión de la estatua mediante consultas con las organizaciones pertinentes.

En cuanto a la solicitud de Japón para no utilizar la frase "esclavitud sexual" en referencia a las víctimas, el Gobierno de Seúl afirmó que el término oficial es "mujeres de consuelo", aceptando la demanda japonesa.

El grupo de trabajo dijo que todo el proceso de las negociaciones, un total de ocho rondas de diálogos de alto nivel comenzadas en febrero de 2015, fue liderado por Cheong Wa Dae, discrepando con la autoridad de la toma de decisiones en la oficina presidencial durante el proceso.

Asimismo, el grupo señaló que la Cancillería, que supuestamente lideraba la cuestión, no logró dirigirla y su opinión no fue reflejada lo suficiente en el acuerdo.

Japón ha instado a Corea del Sur a cumplir fielmente con el acuerdo. El Gobierno de Moon dijo que parecía haber problemas en el procedimiento pero que buscará un acercamiento de doble vía en el que las cuestiones históricas estarán separadas de las relaciones diplomáticas.

Corea del Sur estuvo bajo el régimen colonial japonés entre los años de 1910 a 1945. Los historiadores estiman que unas 200.000 mujeres, en su mayoría coreanas, fueron forzadas a ofrecer servicios sexuales durante la Segunda Guerra Mundial. El número de las víctimas supervivientes se sitúa en 32.

paola@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir