Go to Contents Go to Navigation

(3ª AMPLIACIÓN)- Moon y Trump sostienen diálogos telefónicos sobre Corea del Norte

Últimas noticias 07/08/2017 15:42
El 7 de agosto del 2017, el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, habla sobre temas norcoreanos durante una llamada telefónica con su homólogo de Estados Unidos, Donald Trump. (Foto cortesía de la Oficina del Presidente)

Seúl, 7 de agosto (Yonhap) -- El presidente surcoreano, Moon Jae-in, y su homólogo estadounidense, Donald Trump, han celebrado este lunes conversaciones por teléfono, donde enfatizaron la necesidad de una mayor presión contra Corea del Norte para encaminarla hacia el cambio de actitud y conducir al régimen aislado a escoger el "camino correcto", dijo la oficina presidencial de Seúl, Cheong Wa Dae.

"El presidente Moon y el presidente Trump intercambiaron las preocupaciones sobre las crecientes capacidades nucleares de Corea del Norte, y acordaron que sus países deben ejercer la máxima presión y sanciones sobre Corea del Norte, bajo la cooperación de la comunidad internacional, para hacer que Corea del Norte abandone sus programas nucleares y de misiles, y escoja el camino correcto", dijo el portavoz de Cheong Wa Dae, Park Soo-hyun, sobre una conversación telefónica entre los líderes sostenida a primeras horas de este lunes (hora de Seúl).

Los diálogos se produjeron un día después de que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) adoptase por unanimidad una nueva resolución de sanciones contra Corea del Norte, condenando sus lanzamientos de misiles balísticos intercontinentales (ICBM, según sus siglas en inglés), llevados a cabo el 4 y 28 de julio.

"Acabo de concluir diálogos telefónicos con el presidente surcoreano Moon. Estoy muy contento e impresionado con la votación de la ONU, por 15-0, sobre las sanciones contra Corea del Norte", tuiteó previamente Trump.

Moon elogió la resolución del CSNU, apuntando que también ha sido respaldada y aprobada por China y Rusia, ambas aliadas de Pyongyang.

El presidente Moon expresó que espera que la nueva resolución sea una oportunidad para encaminar a Corea del Norte hacia un cambio de actitud, dijo Park en una conferencia de prensa.

La Casa Blanca dijo, en un comunicado, que los dos líderes afirmaron que Corea del Norte supone una grave y creciente amenaza directa a Estados Unidos, Corea del Sur y Japón, además de a la mayoría de los países del mundo.

Añadió que los líderes se comprometieron a implementar plenamente todas las resoluciones relevantes y a urgir a la comunidad internacional a hacerlo también. El líder surcoreano también enfatizó la necesidad de mejorar aún más las capacidades de defensa conjuntas entre los soldados surcoreanos y estadounidenses estacionados en el país.

Para dicho fin, pidió al presidente de EE. UU. que respalde una revisión propuesta por Seúl al acuerdo bilateral de los países sobre los misiles balísticos, según Park.

De conformidad con la pauta de misiles balísticos de los aliados, Corea del Sur tiene prohibido actualmente desarrollar misiles balísticos con un alcance de más de 800 kilómetros y una carga explosiva de más de 500 kilogramos.

Corea del Sur busca elevar el límite de la carga explosiva hasta los 1.000 kilogramos.

El presidente Trump expresó su postura de respaldar activamente la medida, dijo el portavoz de Cheong Wa Dae.

Sin embargo, Moon insistió en que el objetivo de imponer sanciones nuevas y más fuertes contra Corea del Norte debe ser para llevarla de vuelta a la mesa de diálogo.

Enfatizó, en particular, que, a la larga, deben resolver el tema nuclear norcoreano pacífica y diplomáticamente, basándose en la estrecha cooperación entre Corea del Sur y Estados Unidos, ya que no se puede volver a tolerar una guerra trágica en la península coreana, dijo el portavoz.

Durante su conversación, de 56 minutos, Trump expresó interés en la reciente propuesta de Seúl a Pyongyang para sostener diálogos intercoreanos, según Park.

El presidente surcoreano explicó que los diálogos -militares y entre la Cruz Roja- tienen como fin reducir la tensión militar entre las Coreas divididas y discutir temas humanitarios, como las reuniones de las familias separadas por la división de las dos Coreas.

Corea del Norte había permanecido en silencio respecto a la propuesta de las reuniones hasta esta semana, cuando su ministro de Exteriores afirmó que la propuesta de Seúl carece de sinceridad, en una reunión con su homóloga surcoreana mantenida al margen del foro de seguridad de Asia, en Manila, Filipinas.

En cuanto al tema comercial, el presidente de EE. UU. reiteró la necesidad de revisar el tratado de libre comercio (TLC) entre Seúl y Washington, diciendo que el pacto bilateral estaba causando a su país un déficit comercial enorme, según Park.

Mientras insistió en que el tratado de libre comercio era mutuamente beneficioso, el presidente surcoreano dijo que los países deben seguir trabajando para mejorar el acuerdo al objeto de hacer que sea más beneficioso para ambos, dijo el portavoz.

Washington ya urgió una reunión especial de un comité conjunto para discutir "posibles modificaciones y enmiendas" del TLC Corea del Sur-EE. UU.

Seúl apuntó que el TLC requiere que tal reunión sea celebrada en los 30 días posteriores a la petición de una de las partes, pero que podría tardar un poco más a fin de permitir tiempo para que su ministro de comercio, recientemente designado, se prepare.

Los últimos diálogos de Moon con Trump acabaron con su renovada invitación al líder estadounidense para que visite Corea del Sur antes del término del año o durante los Juegos Olímpicos Invernales de PyeongChang, que serán celebrados en febrero del 2018, según Park.

Trump dijo que espera devolver lo antes posible la visita realizada en junio por Moon a Washington.

jisooaw@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir