Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

(CRÓNICA)- El nuevo helicóptero Apache debuta en un juego de guerra de fuego real

Últimas noticias 26/04/2017 17:17
El helicóptero de ataque AH-64E Apache Guardian del Ejército de Corea del Sur, dispara un cohete durante una maniobra conjunta con EE. UU., realizada, el 26 de abril del 2017, en Pocheon, en la provincia de Gyeonggi.

Pocheon, Corea del Sur, 26 de abril (Yonhap) -- Dos helicópteros de ataque AH-64E Apache Guardian del Ejército de Corea del Sur han disparado cohetes aéreos y municiones de cañones de cadena contra objetivos simulados, mientras que cuatro vehículos de combate M1A2 Bradley, de EE. UU., bajaron por las carreteras de montaña disparando rondas de artillería.

La potente demostración de fuerza fue seguida por el disparo del sistema de lanzacohetes múltiples (MLRS, según sus siglas en inglés) M270, abierto al público rara vez, en una de las mayores maniobras integradas de fuego real de los aliados de los últimos años.

Las explosiones de artillería resonaron en las colinas llenas de penachos de humo por los estallidos cerca de la frontera intercoreana.

Los Apache y MLRS son conocidos como las armas de los Ejércitos de los aliados más temidas por Corea del Norte.

En la exhibición espectacular de fuerza, sostenida este miércoles en el campo de entrenamiento de Pocheon, en la provincia de Gyeonggi, participaron más de 2.000 soldados surcoreanos y estadounidenses.

Contó con alrededor de 30 aviones de combate, 90 tanques de batalla y vehículos blindados, 30 helicópteros y 100 ametralladoras pesadas, según el Ministerio de Defensa Nacional.

Las maniobras tienen lugar en medio de las elevadas tensiones en la península coreana, debido a que el régimen de Kim Jong-un ha reforzado las amenazas militares y la Administración Trump ha tomado una línea dura contra Pyongyang.

El Norte sostuvo su propia maniobra enorme de artillería de fuego real, el martes pasado, en la periferia de la frontera este con el Sur, en conmemoración del aniversario de la fundación de sus Fuerzas Armadas.

El 26 de abril del 2017, el sistema de lanzacohetes múltiple (MLRS, según sus siglas en inglés) M270 lanza una serie de cohetes de artillería en un entrenamiento de fuego real en Pocheong, en la provincia de Gyeonggi.

Las maniobras de estilo de juego de guerra, de 45 minutos de duración, se sostuvieron bajo la hipótesis de que el Norte realizase un ataque relámpago sobre cinco puestos de guardia de Corea del Sur.

El evento tuvo lugar en el campo de entrenamiento Seungjin de Pocheon, a unos 30 kilómetros al sur de la Zona Desmilitarizada (DMZ) que divide a las dos Coreas que están técnicamente en guerra.

Los obuses surcoreanos autopropulsados K-55 y K-9, de 155 milímetros, junto con sus lanzaderas de misiles múltiples de 130 milímetros, fueron los primeros en responder.

Sus proyectiles de artillería nunca fracasaron en dar con el objetivo simulado en el amplio campo de tiro.

Más tarde, tres aviones de combate F-15K y tres FA-50, soltaron bombas en unas bases de misiles enemigas simuladas, detectadas por drones y el avión de reconocimiento FR-16.

Las siguientes víctimas fueron las unidades mecanizadas norcoreanas simuladas.

El avión antitanque A-10 Thunderbolt, en medio de unas maniobras entre Seúl y Washington, realizadas el 26 de abril del 2017.

Cuatro aviones de ataque A-10 Thunderbolt y cuatro AH-64D Apache Longbow del Ejército de EE. UU., apodados ambos como "matatanques", bombardearon los objetivos con forma de tanques en las colinas con disparos reales, con la participación de los tanques de batalla K-2 Black Panther y K1A2, una escena dramática presenciada a distancia por el presidente en funciones de Corea del Sur, Hwang Kyo-ahn, el ministro de Defensa, Han Min-koo, miles de residentes locales y una gran cantidad de reporteros y personal de televisión.

En las maniobras, los helicópteros Apache propios de Corea del Sur hicieron su debut en público.

Sobrevolando el campo de entrenamiento, los dos helicópteros AH-64E Guardian, respaldados por seis Ah-1S Cobra, atacaron los blancos a alrededor de 1,2 kilómetros de distancia con misiles y munición.

La ocasión fue su primera práctica de fuego real en ser mostrada al público.

El último modelo actualizado de Apache es una de las armas icónicas adquiridas recientemente por el Ejército de Corea del Sur junto con el sistema de lanzacohetes múltiple K-239 Chunmoo, conocido como K-MLRS.

El Ejército creó, el año pasado, dos batallones de Apache integrados por un total de 36 helicópteros.

Un equipo de comandos surcoreanos desciende de un helicóptero de transporte KUH-1 Surion, en unas maniobras realizadas el 26 de abril del 2017.

El juego de guerra fue rematado con una infiltración al corazón del enemigo por una unidad de comandos que descendieron a tierra en rapel desde dos helicópteros de transporte KUH-1 Surion.

En particular, el entrenamiento de esta semana fue organizado para ostentar la capacidad militar de los aliados en medio de las constantes provocaciones de Corea del Norte.

El país comunista ha lanzado una serie de misiles balísticos este año, en violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, una provocación acompañada de continuas amenazas de guerra.

Mediante las maniobras, Corea del Sur y EE. UU. enviaron un fuerte mensaje de advertencia al régimen norcoreano, de no calcular mal su fuerza.

jisooaw@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir