Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

Los candidatos presidenciales discrepan en seguridad y creación de empleo en el 4º debate televisivo

Últimas noticias 26/04/2017 10:11
De izda. a dcha.: Hong Joon-pyo del Partido de Libertad Surcoreana; Ahn Cheol-soo del Partido Popular; Sim Sang-jeung del Partido para la Justicia; Moon Jae-in del Partido Democrático; y Yoo Seong-min, del Partido Bareun; posan para una fotografía, el 25 de abril del 2017, antes de su debate televisado en Ilsan, en el oeste de Seúl.

Seúl, 26 de abril (Yonhap) -- Los cinco candidatos presidenciales principales han discrepado, el martes pasado, en temas de seguridad nacional, creación de empleo y polarización económica durante su cuarto debate televisado, cuando tan solo faltan dos semanas para que se celebren las elecciones del 9 de mayo.

Durante las casi tres horas de debate, organizado por el diario local Joong-Ang Ilbo, su canal de televisión por cable JTBC y la Asociación Surcoreana de Ciencias Políticas, los candidatos convergieron en la necesidad de reforzar la defensa contra una Corea del Norte provocativa, pero se mostraron diferentes sobre los orígenes de la crisis de seguridad y la forma de abordarla.

El candidato favorito, Moon Jae-in, del liberal Partido Democrático, reprendió a los Gobiernos conservadores precedentes por fracasar en refrenar las amenazas militares de Pyongyang, calificando de "falso" el tan cacareado fuerte de seguridad de los candidatos derechistas.

Moon señaló que las Administraciones de los antiguos presidentes Lee Myung-bak y Park Geun-hye fracasaron terriblemente en temas de seguridad y fueron de veras incompetentes en términos de seguridad.

Los dos candidatos conservadores, Hong Joon-pyo del Partido de Libertad Surcoreana y Yoo Seong-min del Partido Bareun, echaron la culpa a los dos Gobiernos liberales anteriores por el crecimiento de los programas nucleares y de misiles de Pyongyang.

Sostuvieron que los Gobiernos pasados, encabezados por los expresidentes Kim Dae-jung y Roh Moo-hyun, ayudaron al empobrecido país comunista a desarrollar armas de destrucción masiva con gran cantidad de asistencia financiera.

Yoo enfatizó que el Norte realizó su primer ensayo nuclear en octubre del 2006 con el dinero procedente de las Administraciones Kim y Roh.

Sim Sang-jeung, del Partido para la Justicia, secundó la postura de Moon, acusando a los derechistas de utilizar políticamente temas de seguridad para ganar ventaja en la batalla electoral.

Otro punto de discordia fue el tema de volver a desplegar las armas nucleares tácticas en la península para contrarrestar las crecientes amenazas de Pyongyang.

Hong y Yoo instaron al redespliegue de las armas que fueron retiradas de Corea del Sur tras la declaración intercoreana de desnuclearización en 1991.

Moon y Sim siguieron mostrándose negativos sobre ello.

La desavenencia más candente sobre el tema brotó cuando Yoo cuestionó si Moon es capaz de cumplir su promesa de obtener 810.000 nuevos puestos de trabajo en el sector público con su presupuesto estimado de 21 billones de wones (18.500 millones de dólares).

Yoo critió a Moon por subestimar el coste de la creación de dichos empleos. Moon dijo a Yoo que realizara la pregunta a su jefe de políticas de campaña y le urgió a presentar su propia manera de crear empleos. Yoo discrepó de la falta de sinceridad de Moon.

Para animar a las empresas locales a crear más trabajos e invertir más en el país, Hong enfatizó la necesidad de deshacerse de los sindicalistas militantes, que citó como la razón principal por la cual han reubicado sus fábricas en el extranjero.

Ahn Cheol-soo del Partido Popular, criticó la promesa de Hong de crear trabajo a través de la realización de enormes proyectos de infraestructura, enfatizando que el sector corporativo debe impulsar los esfuerzos para crear empleo mientras que el Gobierno debe asumir un papel de apoyo.

Si el Gobierno ayuda a obtener tecnologías científicas competitivas y forja una estructura económica diseñada para una competencia justa, el sector privado luchará para crear puestos de trabajo y estimular el crecimiento económico, dijo Ahn.

Yoo subrayó la importancia de promover las empresas de capital riesgo y respaldar a las pymes como una manera de crear trabajo y revitalizar la economía.

Sim subrayó el papel del Gobierno, diciendo que, junto con las entidades económicas de Corea del Sur, el Gobierno debe realizar inversiones y crear trabajo, ya que si no, equivaldrá a una dejación de funciones, apuntó.

jisooaw@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir