Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

Seúl, Washington y Tokio tomarán medidas punitivas insufribles contra Pyongyang si realiza una nueva provocación

Últimas noticias 25/04/2017 15:32

Seúl/Tokio, 25 de abril (Yonhap) -- Durante una reunión trilateral de funcionarios de alto rango de Corea del Sur, Estados Unidos y Japón se ha acordado, este martes, tomar medidas punitivas insufribles contra Corea del Norte en caso de que lleve a cabo una nueva provocación militar, informó un funcionario surcoreano.

Los enviados especiales para las reuniones sixpartitas para la desnuclearización norcoreana de los tres países mencionados han celebrado una reunión, este martes por la mañana en Tokio, Japón, para coordinar su respuesta ante una posible nueva prueba nuclear o el lanzamiento de un misil balístico por parte de Pyongyang.

Kim Hong-kyun, representante especial para los asuntos de paz y seguridad de la península coreana, representó a la parte surcoreana frente a sus homólogos de Estados Unidos, Joseph Yun, y Japón, Kenji Kanasugi.

La reunión trilateral tuvo lugar en medio de las tensiones inusualmente elevadas en la península coreana, después de que el Note redoblase este año sus pruebas de misiles balísticos y amenazas militares contra Estados Unidos y Corea del Sur.

Kim dijo que las tres partes acordaron que advertirán firmemente a Corea del Norte que debe dejar de realizar nuevas provocaciones estratégicas, pero que tomarán firmes medidas punitivas insufribles contra el país comunista si continúa con las mismas pese a las advertencias.

El enviado especial surcoreano añadió que ha dialogado con sus homólogos sobre los detalles de las medidas a tomarse, pero que no es apropiado hablar de ellos, añadiendo solamente que los tres países considerarán respuestas duras contra el Norte en los ámbitos existentes de las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), sanciones a nivel nacional y medidas diplomáticas internacionales.

Los diplomáticos denunciaron a Corea del Norte por representar una amenaza a la paz y estabilidad de la comunidad internacional. Dado que Pyongyang se mantiene sin cambios en su postura hacia la desnuclearización, los esfuerzos deben estar enfocados en mantener y reforzar la presión contra el Norte.

Asimismo, durante la reunión se acordó que las tres partes continuarán sus esfuerzos para asegurar el "papel constructivo" de China para que Corea del Norte abandone su programa nuclear y de misiles, informó Kim.

El representante nuclear surcoreano dijo que la reunión del CSNU, programada para el 28 de abril, será una reunión fundamental para lograr el desmantelamiento completo, verificable e irreversible del programa nuclear norcoreano.

Se estima que el canciller surcoreano, Yun Byung-se, participe en la reunión del CSNU, que será presidida por el secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson. Los jefes diplomáticos también celebrarán una reunión trilateral sobre la cuestión con el canciller japonés al margen de la reunión del CSNU.

Joseph Yun dijo a los periodistas que China posee un "papel sumamente importante" en los esfuerzos de desnuclearización norcoreanos. Añadió que los países acordaron coordinar estrechamente en los frentes diplomático, militar y económico.

Mientras que, al parecer, Pyongyang se está acercando a poseer misiles balísticos con ojivas nucleares, la Administración Trump ha estado redoblando la presión sobre el Norte y persuadiendo a China para que se úna a los esfuerzos para cambiar el curso norcoreano de sus programas nucleares y de misiles.

Durante su visita a Seúl en marzo el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, dijo que "todas las opciones se encuentran sobre la mesa", incluidas las medidas militares.

El lunes pasado, Trump prometió trabajar con Japón y China para que Corea del Norte abandone sus programas de armamento durante una conversación telefónica con el primer ministro japonés, Shinzo Abe, y el presidente chino, Xi Jinping.

Asimismo, Estados Unidos también ha desplegado su portaaviones nuclear USS Carl Vinson en la región, mientras que las tensiones continúan elevadas.

Kim Hong-kyun (dcha.), representante especial para los asuntos de paz y seguridad de la península coreana, posa ante la cámara, el 25 de abril de 2017, en Tokio, con sus homólogos de Estados Unidos, Joseph Yun (izda.), y Japón, Kenji Kanasugi, antes de mantener diálogos sobre la cuestión nuclear norcoreana y sus amenazas de misiles. (Foto de Kyodo-Yonhap)

paola@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir