Go to Contents Go to Navigation

El Parlamento interroga a los grandes conglomerados por el escándalo del tráfico de influencias

Últimas noticias 06/12/2016 15:03
El 6 de diciembre del 2016, el heredero aparente del Grupo Samsung, Lee Jae-yong (dcha.), entra en la sede central de la Asamblea Nacional de Seúl para ser interrogado sobre las acusaciones de que el conglomerado estuvo involucrado en el escándalo del tráfico de influencias de la presidenta, Park Geun-hye, y su confidente íntima, Choi Soon-sil.

Seúl, 6 de diciembre (Yonhap) -- Los líderes de ocho conglomerados principales de Corea del Sur han comparecido ante la Asamblea Nacional este martes para someterse a una investigación parlamentaria por su posible conexión con el escándalo de corrupción que involucra a la presidenta, Park Geun-hye, y su amiga íntima, Choi Soon-sil.

La investigación se centra en las acusaciones de que los conglomerados fueron presionados por Choi o la presidenta a donar fondos a las fundaciones Mir y K-Sports, presuntamente controladas por la confidente íntima de la mandataria.

Choi fue acusada de ejercer influencia en asuntos de Estado y disfrutar de privilegios ilegales por su relación de amistad con la presidenta.

Park y sus colaboradores presuntamente ayudaron a presionar a los conglomerados a donar unos fondos, que se sospecha que Choi desvió para enriquecerse a través de las dos organizaciones sin ánimo de lucro.

A la sesión asistieron los jefes de Samsung, Hyundai Motor, SK, LG, Lotte, Hanwha, Hanjin y CJ.

El heredero de Samsung, Lee Jae-yong, ha sido interrogado sobre las sospechas de que la Oficina del Presidente ejerció influencia en el Servicio Nacional de Pensiones, el principal inversor institucional del país, para apoyar el acuerdo de fusión del grupo a cambio de las donaciones y favores para Choi y su hija.

En 2015 el Grupo Samsung fusionó dos de sus filiales, a pesar de la oposición de los inversores extranjeros. El sistema estatal de pensiones, que poseía el 11,6 por ciento de Samsung C&T Corp. y el 5 por ciento de Cheil Industries Inc., apoyó a Samsung en detrimento de los accionistas minoritarios.

La fusión fue considerada como un paso para asentar las bases del heredero para tomar el control del conglomerado en medio de la hospitalización de su padre, Lee Kun-hee, quien lleva hospitalizado desde mayo del 2014 tras sufrir un ataque cardíaco.

Durante la sesión parlamentaria, Lee Jae-yong dijo que la fusión no tuvo relación con la sucesión, y afirmó que fue solo para el bien de las firmas.

Lee dijo, en su comentario realizado durante la sesión, que "el Servicio Nacional de Pensiones es el mayor inversor de las filiales de Samsung". Lee fue interrogado por haberse reunido sobre el acuerdo con funcionarios del Servicio Nacional de Pensiones, sin tener ni siquiera acciones en Samsung C&T.

Sin embargo, Lee admitió haber proporcionado a la hija de Choi, Chung Yoo-ra, una jinete profesional, un caballo valorado en unos 1.000 millones de wones (851.933 dólares).

El heredero aparente de Samsung dijo que hará todo lo posible para evitar verse involucrado en tales escándalos en el futuro. Lee dijo que conoció a Choi recientemente.

Los expertos políticos prevén que la audiencia afecte al voto del enjuiciamiento político liderado por la oposición contra Park, previsto para el viernes.

Park se enfrenta ante su mayor crisis política por las acusaciones de que Choi ejerció influencia sobre los asuntos estatales sin poseer un cargo oficial en la Administración, a través de su amistad con la presidenta.

jisooaw@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir