Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

Las sanciones contra Corea del Norte se hacen cumplir pero la alianza global todavía sigue siendo crítica para el éxito

Últimas noticias 31/08/2016 11:31

Seúl, 31 de agosto (Yonhap) -- Las sanciones impuestas en marzo por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) contra Corea del Norte se están haciendo cumplir dado que resulta más difícil para la nación comunista conseguir divisas convertibles, lo cual ha añadido más presión sobre el régimen, empeñado en el desarrollo nuclear y de misiles, dijeron este miércoles los analistas.

Sin embargo, advirtieron de que el impacto real solo podrá determinarse a largo plazo y que es crítico, para que las sanciones resulten ser un éxito, mantener una fuerte alianza mundial con China y otros países clave.

El CSNU adoptó, el 2 de marzo, la Resolución 2270 -la más fuerte hasta la fecha-, contra Corea del Norte por llevar a cabo su cuarta prueba nuclear en enero y el lanzamiento de un misil de largo alcance al mes siguiente.

Las sanciones, que fueron las quintas impuestas por el consejo sobre el Norte a lo largo de los años, requieren la inspección obligatoria de toda la carga que entre y salga de Corea del Norte y prohíben las exportaciones norcoreanas de carbon, hierro y otros minerales, que son una fuente crucial de divisas para Pyongyang al representar casi la mitad de sus exportaciones.

Además, muchos países miembros del CSNU también impusieron sus propias sanciones unilaterales contra Corea del Norte, incluida China, su mayor aliado, para tratar de frenar su desafiante búsqueda de armamento nuclear.

Chang Yong-seok, investigador jefe del Instituto de Estudios para la Paz y la Unificación, dijo que es cierto que las últimas sanciones sobre el Norte son las más duras hasta la fecha y parece que se han implementado mejor que antes. Asimismo, las sanciones unilaterales impuestas por varios países, como los Estados Unidos, han jugado también un papel adicional en cubrir los puntos débiles de las resoluciones, añadió.

Los expertos consideran que las sanciones del CSNU han sido efectivas en dificultar la entrada de divisas en el régimen norcoreano y que un ejemplo importante del daño que están causando a la cúpula del Norte podría ser las recientes deserciones de gran resonancia, incluida la de un diplomático de alto rango.

Thae Yong-ho, viceembajador de Corea del Norte ante Londres, se convirtió en uno de los funcionarios norcoreanos de mayor rango en desertar a Corea del Sur cuando huyó, a mediados de agosto, con su familia.

Anteriormente, en el mes de abril, un grupo de trece trabajadores de un restaurante norcoreano en China desertó al Sur. El personal de los restaurantes es elegido entre las clases acomodadas del régimen comunista, por lo que su deserción hace entrever cuán fuerte debe haber sido la presión para enviar dinero a su país.

Cho Bong-hyun, analista del Instituto de Investigación Económica IBK, dijo que parece que las recientes deserciones de individuos de la clase social alta del Norte está siendo provocada por las sanciones de marzo, más fuertes y generalizadas. Según Cho, sus análisis demuestran que la afluencia de divisas al Norte ha descendido en torno al 30 por ciento interanual.

Sin embargo, pese a los apuros monetarios cada vez más graves a los que se está enfrentando, Corea del Norte ha redoblado sus provocaciones, y, durante el período de seis meses comprendido desde la implementación de las últimas sanciones, ha realizado la prueba de lanzamiento de 18 misiles, más de la mitad de todos los misiles disparados desde que Kim Jong-un asumió el poder, a finales de 2011.

Asimismo, ha disparado, la semana pasada, un misil balístico de lanzamiento submarino (SLBM, según sus siglas en inglés), que cayó en el mar del Este tras volar cerca de 500 kilómetros, la mayor distancia recorrida por un misil norcoreano de este tipo, lo que provocó la condena de Corea del Sur, Estados Unidos y Japón y la adopción de un comunicado de prensa por parta del CSNU.

Pese al daño que están provocando las sanciones en el régimen, los expertos temen que Corea del Norte busque realizar más provocaciones, como una quinta prueba nuclear.

Además, existen preocupaciones sobre un empeoramiento del frente unido de Corea del Sur y China contra el Norte, tras la reciente decisión de Seúl de desplegar en su territorio un sistema avanzado de defensa contra misiles estadounidense para hacer frente a las amenazas norcoreanas, a pesar de la fuerte oposición de Pekín, que lo considera contrario a sus intereses de seguridad estratégica.

Este desacuerdo condujo a que el CSNU no lograse adoptar una declaración de prensa condenando el lanzamiento de misiles norcoreanos a comienzos de agosto, dado que China trató de reflejar en la misma su fuerte oposición al despliegue del Sistema de Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (THAAD) en Corea del Sur.

Los expertos coinciden en la opinión de que, para que se sigan implementando las sanciones, es crucial tanto la coalición mundial como un frente unido con China. Sin embargo, algunos de ellos señalan que las sanciones no son suficientes para resolver el asunto e instan a que se hagan esfuerzos para crear un entorno en donde Corea del Norte se siente a la mesa de negociaciones.

Según Kim Sung-han, profesor de la Universidad de Corea, es importante que haya una unidad de la comunidad internacional y que se hagan esfuerzos para hacer que China colabore, y, en ese sentido, Corea del Sur debería resaltar que no precisa el THAAD si se hacen avances contundentes en el tema nuclear norcoreano. No obstante, Kim señaló que también se debe crear un entorno para que Corea del Norte se siente a la mesa de negociaciones en un momento dado.

elena@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir