Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

(2ª AMPLIACIÓN)- Se inauguran los JJ.OO. de Río bajo una serie de problemas

Últimas noticias 06/08/2016 10:52

Río de Janeiro, 5 de agosto (Yonhap) -- Los XXXI Juegos Olímpicos de Verano se han inaugurado el viernes (hora local) en la ciudad anfitriona de Río de Janeiro, acosados por una serie de problemas persistentes.

La ceremonia de inauguración de las primeras olimpiadas en América del Sur tuvo lugar en el icónico Estadio Maracaná -que cuenta con un aforo de 78.050 personas-, celebrando la pintoresca selva tropical y diversidad étnica del país, además de la paz y tolerancia.

Bajo el eslogan "Nuevo Mundo", los Juegos Olímpicos de Río, que tendrán lugar del 5-21 de agosto, congregarán a más de 10.000 atletas de 206 países más el primer Equipo Olímpico de Atletas Refugiados.

Los atletas competirán en 42 disciplinas de 28 deportes, incluidos dos nuevos -golf y “rugby”-, para llevarse un total de 306 medallas de oro.

Las competiciones tendrán lugar en 32 lugares de Río de Janeiro, y cinco ciudades más -Belo Horizonte, Brasilia, Manaos, Salvador y Sao Paulo- serán coanfitrionas de los encuentros de fútbol.

Río tendrá que desafiar fuertes probabilidades en su contra para hacer que las olimpiadas sean un éxito, dado que estos juegos han sido considerados, durante mucho tiempo, un desastre anunciado.

Las preocupaciones sobre el virus del Zika, una enfermedad transmitida por mosquitos que puede causar defectos congénitos, han causado que varios atletas no participen en las olimpiadas.

Las aguas han estado tan contaminadas que los marineros, que se estaban preparando para el evento deportivo el mes pasado, vieron convertirse sus barcos blancos en marrones.

Además, cuando la villa olímpica se abrió, los atletas se quejaron por las pésimas condiciones de vida y varios de ellos se trasladaron a otro lugar.

Para atenuar las preocupaciones sobre la seguridad, Río ha lanzado una operación que involucra a 85.000 soldados, agentes de policía y bomberos.

En las horas previas a la ceremonia de apertura, miles de personas tomaron las calles de Río como protesta, afirmando que el evento deportivo añadió una carga excesiva a la nación, que ya se encuentra falta de liquidez.

Los organizadores han gastado miles de millones en la construcción de nueva infraestructura, lo que ha causado un gran resentimiento entre los brasileños, que piensan que el dinero debería haberse invertido en paliar su grave situación.

Las olimpiadas tendrán lugar en medio de la inestabilidad política del país. La presidenta suspendida, Dilma Rousseff, quien se enfrenta a un juicio político, brilló por su ausencia en el acto, al que asistió el presidente provisional Michel Temer.

Al menos, el viernes por la noche, Río parecía estar decidido a olvidar todos estos quebraderos de cabeza y celebrar la histórica ocasión. Marco Balich, el productor ejecutivo de la ceremonia, había prometido “la fiesta más genial” que jamás hayan visto los atletas.

Los organizadores del evento dijeron que deseaban cambiar algunos paradigmas de las ceremonias olímpicas y minimizaron las preocupaciones sobre el presupuesto restringido -resultado de la recesión en el país- aunque el espectáculo mostró decididamente menos ostentación que las ceremonias de las olimpiadas anteriores.

Los creadores de la ceremonia de apertura dijeron que reemplazaron el enfoque basado en la alta tecnología y la dependencia en grandes efectos electrónicos y mecatrónicos con inventiva analógica, aprovechando al máximo el espíritu de la baja tecnología, la riqueza de la cultura popular brasileña y la energía y la pasión de miles de voluntarios.

Añadieron que la ceremonia constituyó una oportunidad maravillosa para arrojar luz sobre el tema del cambio climático y el agotamiento de los recursos naturales y que Brasil, que cuenta con la mayor selva y reserva de biodiversidad del planeta, es el lugar adecuado para difundir este mensaje.

La ceremonia se inició con un vídeo que describió a Río de Janeiro como "una ciudad olímpica por vocación" y mostró la manera en que los deportes forman una parte integral del estilo de vida de la ciudad.

En el primer segmento del evento se celebró la "gambiarra", el talento brasileño para la improvisación, la belleza del arte brasileño y la búsqueda de una nueva paz.

Diez deportistas destacados del país y 50 atletas jóvenes portaron 60 banderas brasileñas mientras el cantante Paulinho da Viola cantaba el himno nacional.

Tras una serie de segmentos solemnes en los que se mostró la cultura local y contemporánea del país, el Estadio de Maracaná se convirtió en una gran gramola.

Los espectáculos de música popular brasileña celebraron las favelas -los barrios pobres brasileños- como fuente de inspiración artística, y rindieron homenaje a las contribuciones de las personas de ascendencia africana a la cultura popular brasileña.

El centro de atención se alejó posteriormente de Brasil y se desplazó al resto del mundo, con las consiguientes actuaciones que abordaron los retos medioambientales.

Corea del Sur fue el 52º país en presentarse en el "Desfile de Naciones", de acuerdo con el alfabeto portugués. Corea del Sur ha enviado 204 atletas y 129 funcionarios para participar en 24 de los 28 deportes.

Seúl tiene como meta ganar al menos diez medallas de oro para figurar entre los diez primeros del medallero por cuarta olimpiada de verano consecutiva.

El esgrimista Gu Bon-gil, miembro del equipo masculino que se adjudicó el oro en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, fue el abanderado surcoreano.

Río dio a conocer al fin su pebetero olímpico "híbrido" -una pequeña estructura que rompe con la tradición de los pebeteros que producen una gran llama-, lo que constituyó otro esfuerzo de la ciudad anfitriona para organizar unos juegos olímpicos ecológicos.

elena@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir