Go to Contents Go to Navigation

La comunidad empresarial muestra reacciones diversas ante la controvertida ley anticorrupción

Últimas noticias 28/07/2016 21:08

Seúl, 28 de julio (Yonhap) -- La comunidad empresarial de Corea del Sur dijo este jueves que respeta la decisión del Tribunal Constitucional de declarar válida la ley anticorrupción, pero pidió medidas para minimizar sus efectos.

El Tribunal Constitucional sentenció este jueves que es constitucional la controvertida ley anticorrupción, que somete a los periodistas, maestros de escuelas privadas y funcionarios públicos a unas pautas estrictas sobre la aceptación de regalos, preparando el camino para su entrada en vigor a partir del 28 de septiembre.

La ley, conocida como Ley Kim Young-ran en honor a su proponente, prohíbe a los funcionarios, periodistas y miembros del profesorado de las escuelas privadas recibir bienes y servicios que excedan el millón de wones (888 dólares) por persona, y fija en 30.000 wones (26,60 dólares) el máximo valor de las invitaciones y en 50.000 wones (44,40 dólares) el máximo valor de los regalos.

La ley está dirigida a aumentar el control de las leyes actuales, que solo permiten castigar a los funcionarios públicos que aceptan regalos y servicios en caso de que haya claros signos de reciprocidad.

La Federación de Industrias Surcoreanas (FKI, según sus siglas en inglés), que representa a las grandes compañías del país, dijo que "respeta" la decisión del tribunal pero pidió a la Comisión Anticorrupción y de Derechos Civiles que cree directrices específicas que aseguren que la nueva ley no tendrá un efecto negativo sobre la economía.

Algunos críticos mantienen que la nueva ley podría dañar el consumo en un momento de dificultad para la economía surcoreana.

La Cámara de Comercio e Industria de Corea del Sur (KCCI) también dijo respetar la decisión del tribunal y se comprometió a esforzarse para hacer de Corea del Sur un país más transparente, aunque pidió al Gobierno que adopte medidas para minimizar los efectos de la ley, explicando que no queda claro qué es legal y qué no lo es.

Según la KCCI, existe preocupación de que la ley pueda evitar intercambios amistosos y poner fin a la práctica de dar regalos.

La Federación de Empleadores de Corea del Sur (KEF), que también representa a las compañías del país, expresó su preocupación por el posible impacto de la ley sobre la economía en un momento de débil consumo interno.

felipe@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir