Go to Contents Go to Navigation

Los trabajadores norcoreanos del parque intercoreano de Kaesong sufrían dificultades económicas, según un desertor

Últimas noticias 15/02/2016 20:59

Seúl, 15 de febrero (Yonhap) -- Los trabajadores norcoreanos del Complejo Industrial de Kaesong debían luchar para satisfacer sus necesidades básicas debido a que la mayor parte de sus salarios eran sustraidos por el Gobierno, según dijo este lunes un desertor norcoreano.

Los comentarios de Kim Tae-san, que era funcionario del Ministerio de Industria Ligera en Corea del Norte, se produjeron pocos días después de que Corea de Sur cerrase el parque industrial intercoreano en respuesta a las recientes pruebas nuclear y de un misil de largo alcance realizadas por Pyongyang. Tras la decisión de Seúl, Corea del Norte expulsó a los trabajadores surcoreanos del parque y les impidió sacar equipos y productos de las instalaciones.

Después, el ministro surcoreano de Unificación Hong Yong-pyo declaró que la mayoría de salarios pagados a los trabajadores norcoreanos de Kaesong fueron desviados al Partido de los Trabajadores de Corea del Norte para financiar los programas de armamento.

En un seminario sobre el complejo industrial intercoreano celebrado en la Asamblea Nacional, Kim dijo que los trabajadores norcoreanos solo recibían una pequeña parte de sus salarios, afirmando que las empresas surcoreanas pagaban a cada trabajador 80 dólares mensuales, pero que el Gobierno norcoreano se quedaba la mayor parte y entregaba a los trabajadores solo 6.000 wones norcoreanos (6,70 dólares).

Según Kim, ese dinero es apenas suficiente para comprar un kilo de arroz, por lo que afirmó que "Kaesong es donde 54.000 norcoreanos fueron forzados al trabajo en condiciones de esclavitud".

Kim dijo también que los trabajadores solían recibir cada día entre dos y cuatro "Choco Pies" -pasteles de chocolate elaborados en Corea del Sur-, por lo que contando horas extras podían acumular hasta un centenar cada mes.

Según Kim, cada Choco Pie podía ser vendido en el mercado por una cantidad entre 300 y 500 wones norcoreanos (entre 0,33 y 0,55 dólares), por lo que se podía hacer más dinero vendiendo los pasteles que trabajando en el complejo. El desertor añadió que después Corea del Norte reemplazó los Choco Pie con su propia marca de pasteles.

Kim, que desertó a Corea del Sur con su esposa e hijo en septiembre de 2012, se mostró de acuerdo con la decisión de Seúl de cerrar el parque intercoreano, afirmando que de esta forma los trabajadores norcoreanos han sido liberados de sus trabajos forzados y que se ha cortado el flujo de dinero usado para financiar el desarrollo de armas por parte de Pyongyang.

felipe@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir