Go to Contents Go to Navigation

Relator especial de la ONU: 50.000 norcoreanos trabajan en el extranjero para ganar divisas

Últimas noticias 30/10/2015 16:03

Seúl, 30 de octubre (Yonhap) -- El relator especial de la ONU, Marzuki Darusman, ha dado a conocer, el miércoles (hora de Nueva York), que en la actualidad hay más de 50.000 trabajadores norcoreanos que están siendo movilizados para ganar divisas en las regiones de Asia, África y Oriente Medio.

En concreto, cada uno de estos norcoreanos gana una media mensual de 120-150 dólares, trabajando en minas, tala de árboles, obras de contrucción, fábricas textiles y de confección, etc., informó Darusman en una rueda de prensa realizada en la sede central de las Naciones Unidas, en Nueva York, basándose en un informe sobre los derechos humanos de Corea del Norte presentado recientemente ante la ONU.

Darusman subrayó que está aumentando el número de este tipo de norcoreanos que trabajan en el extranjero en unas condiciones que corresponden al "trabajo forzoso u obligatorio".

Los países donde los trabajadores norcoreanos ganan las divisas son, principalmente, China y Rusia, además de Argelia, Angola, Camboya, Guinea Ecuatorial, Etiopía, Kuwait, Libia, Malasia, Mongolia, Myanmar (conocida anteriormente como Birmania), Nigeria, Omán, Polonia, Catar, los Emiratos Árabes Unidos, etc.

Darusman acentuó que, además del bajo nivel salarial que reciben, hay unas condiciones de trabajo extremadamente pobres, como el insuficiente suministro de alimentos, un horario de trabajo que supera las 20 horas diarias, o la disposición de tan solo 1 o 2 días de asueto al mes.

Asimismo, los trabajadores no conocen detalladamente las condiciones de su contrato y son vigilados por agentes de seguridad mientras trabajan.

Por si fuera poco, al experimentar falta de divisas por las sanciones económicas de los países occidentales, el Gobierno norcoreano se lleva una gran parte del salario anual de estos trabajadores, el cual se estima entre unos 1.200 millones y 2.300 millones de dólares en total.

Estos cálculos se basan en la información recopilada en las entrevistas realizadas en persona a los trabajadores norcoreanos en el extranjero.

Darusman critica este acto del régimen comunista como una violación del "Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos", además de censurar a las compañías contratantes por conspirar para el trabajo forzoso ilegal.

Pero, a pesar de las voces de preocupación de la comunidad internacional, la pobre situación humanitaria en general de Corea del Norte no está mostrando cambios sustanciales, y Darusman ha solicitado remitir el tema al Tribunal Penal Internacional (TPI).

El relator de la ONU detalló que en Corea del Norte sigue habiendo una discriminación por la procedencia de las personas, además de tener lugar ejecuciones, detenciones, torturas y maltratos ilegítimos. Incluso, el Gobierno provoca temor en los ciudadanos mediante los campos de concentración de presos políticos. Por tanto, el relator urge a Pyongyang la detención inmediata de todas estas violaciones humanitarias evidentes.

En especial, Darusman resaltó que el Consejo de Seguridad de la ONU debería intervenir en responsabilizar a los autores de estas violaciones humanitarias, además de tomar la iniciativa en llevar el caso ante el TPI.

Cabe recordar que, en diciembre de 2014, el Consejo de Seguridad adoptó la situación de los derechos humanos norcoreanos como agenda oficial; sin embargo, las posibilidades de que sea remitida ante el TPI son escasas, debido a la oposición de China y Rusia.

Darusman prevé que la próxima reunión del Consejo de Seguridad, en diciembre, será importante, ya que podría ser el punto de inflexión en decidir, por parte de la comunidad internacional, si buscar o no medidas alternativas para encontrar una solución al tema norcoreano.

Por otro lado, apuntó que, ante la seria situación económica de Corea del Norte, el pueblo está buscando recursos para automantenerse, en lugar de depender del Gobierno. Por ejemplo, existen informes sobre la fundación de pequeñas empresas, la creación del mercado inmobiliario, la propagación del uso de los teléfonos móviles y el contrabando de la música y vídeos surcoreanos.

El relator especial de la ONU se ha esforzado para dar a conocer la situación humanitaria en Corea del Norte y para que la comunidad internacional garantice la protección sobre el pueblo norcoreano y responsabilice a los autores de los crímenes en el Norte, mediante pasos como el "informe sobre los derechos humanos" entregado ante las Naciones Unidas.

jisooaw@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir