Go to Contents Go to Navigation

(ACTUALIZACIÓN)- Dos funcionarios del NIS son acusados de falsificación de pruebas

Últimas noticias 14/04/2014 22:58

Seúl, 14 de abril (Yonhap) -- La fiscalía de Corea del Sur presentó cargos, este lunes, contra dos agentes del Servicio de Inteligencia Nacional (NIS, según sus siglas en inglés) por su presunto papel en la falsificación de documentos del Gobierno chino para incriminar con espionaje a un desertor norcoreano.

La acusación se produce casi dos meses después de que la embajada china en Seúl anunciara que los documentos de inmigración chinos eran falsos, generando las sospechas de que el NIS pudiera estar detrás de la presunta falsificación.

Al anunciar los resultados finales de su investigación, los investigadores de la Oficina de la Fiscalía del Distrito Central de Seúl concluyeron que un funcionario de alto rango del NIS, apellidado Lee, había ordenado a otros agentes que falsificasen los documentos.

Sin embargo, la oficina de la fiscalía dijo que ha absuelto al jefe del NIS, Nam Jae-joon, y a dos fiscales que investigaron el caso del desertor.

La fiscalía dijo que ha llegado a la conclusión de que la presunta falsificación no era parte de una operación mucho mayor orquestada por la cúpula del NIS.

La oficina de la fiscalía dijo que ha acusado también a Lee In-cheol, un funcionario del NIS que trabaja como cónsul surcoreano en la ciudad nororiental china de Shenyáng, por su presunto papel en la falsificación.

Sin embargo, la fiscalía dijo que ha suspendido la acusación de otro agente, apellidado Kwon, sospechoso de desempeñar un papel principal en el caso. Actualmente se está recuperando en un hospital de un intento de suicidio.

El caso que involucra a Yoo Woo-seong, el desertor, de 34 años de edad, que trabajó previamente en el Gobierno municipal de Seúl, se inició cuando la fiscalía le acusó de llevar a cabo espionaje para la agencia de inteligencia norcoreana.

La fiscalía sospechaba que Yoo recopiló la información detallada de alrededor de 200 desertores en Corea del Sur, mientras estaba trabajando en el Gobierno municipal de Seúl, y la entregó a Corea del Norte.

Después de que un tribunal de distrito local absolviera a Yoo de los cargos de espionaje, en agosto de 2013, surgieron las acusaciones de que el NIS falsificó la evidencia para ayudar a la fiscalía a recurrir su inocencia.

Como parte de la investigación, la oficina de la fiscalía ya acusó a dos personas, incluido un agente del NIS, apellidado Kim, a cargo de ordenar a un ciudadano chino que obtuviera los documentos de inmigración falsificados.

Tras el anuncio de la fiscalía, Suh Cheon-ho, un director adjunto del NIS a cargo de la recopilación de inteligencia e investigaciones de los espías partidarios de Pyongyang, se ofreció a dimitir para asumir responsabilidades por la falsificación de pruebas.

Suh realizó una disculpa pública, afirmando sentir "infinita" responsabilidad como jefe del los dos agentes del NIS acusados por el caso de falsificación.

La presidenta Park Geun-hye aceptó su dimisión poco después, según la Oficina del Presidente.

El fiscal general de la nación también se disculpó por la entrega de pruebas falsificadas por parte de la agencia al tribunal de apelación, y ordenó una investigación del caso.

En una reunión de emergencia de fiscales en la Oficina de la Fiscalía Suprema (SPO), el fiscal general Kim Jin-Tae ofreció "una disculpa sincera por haber causado confusión durante los juicios relacionados con el caso de espionaje y haber causado preocupación en los ciudadanos".

La SPO afirmó haber iniciado inmediatamente una investigación de los dos fiscales absueltos por no haber reconocido la falsedad de la prueba.

felipe@yna.co.kr

(END)

(FIN)

Inicio Subir