Go to Contents Go to Navigation

(3ª ACTUALIZACIÓN)- Las dos Coreas intercambian fuego real cerca de la frontera marítima occidental

Últimas noticias 31/03/2014 22:31

Seúl, 31 de marzo (Yonhap) -- Las dos Coreas intercambiaron disparos de artillería en la frontera marítima occidental este lunes, después de que Corea del Norte realizase un ejercicio con fuego real durante el cual disparó proyectiles de artillería en aguas surcoreanas, provocando la evacuación de dos islas de Corea del Sur.

Corea del Norte disparó unas 500 rondas de artillería en aguas al norte de la Línea Limítrofe del Norte (LLN), en el mar Amarillo, entre las 12:15 p.m. y las 3:30 p.m., según dijo el Estado Mayor Conjunto (JCS, según sus siglas en inglés).

Después de que unas 100 rondas de los proyectiles cayeran en el sur de la LLN, el Ejército surcoreano disparó en respuesta unos 300 proyectiles de artillería con obuses autopropulsados K-9 y envió cazas F-15K cerca de la frontera marítima, dijo el JCS.

Tras una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad Nacional, el portavoz presidencial Min Kyung-wook dijo en rueda de prensa que "el Gobierno ha decidido mantener un alto nivel de vigilancia y preparación ante la posibilidad de más provocaciones por parte de Corea del Norte, y prepararnos para una respuesta firme en caso de que el Norte nos provoque de nuevo".

Poco antes del anochecer, unos 4.000 residentes de las cinco islas surcoreanas cercanas a la frontera marítima occidental regresaron a sus hogares, después de que el Ejército levantasen una orden de evacuación emitida unas horas antes, según informaron oficiales militares.

Los residentes habían sido evacuados a refugios temporales. No se ha informado de bajas o personas heridas.

El portavoz Min declaró que, en preparación ante futuras provocaciones, el Gobierno tomará medidas para asegurar la seguridad de los surcoreanos no solo en las islas fronterizas sino también cerca de la Zona Desmilitarizada. Min no especificó a qué medidas que refería, limitándose a citar "diversas medidas" basadas en el "sentido común" que se tomarían en caso de ataque.

El ejercicio se produjo después de que el Comando Suroeste del Ejército Popular de Corea del Norte enviara un fax a la Segunda Flota de la Armada de Corea del Sur, a las 8:00 a.m., para anunciar los ejercicios de potencia de fuego que tendrían lugar este mismo día en siete regiones fronterizas cerca de la frontera marítima occidental.

"Corea del Norte demandó a Corea del Sur que controle sus barcos en siete regiones al norte de la LLN antes de que lleve a cabo sus ejercicios de fuego real", dijo el JCS, añadiendo: "Hemos prohibido a los barcos que entren en la zona de entrenamiento para la seguridad de los residentes y marineros".

Según los oficiales militares, se trata de la primera ocasión en que Corea del Norte anuncia una zona de entrenamiento que abarca todas las regiones fronterizas occidentales antes de un ejercicio con fuego real.

Kim Min-seok, portavoz del Ministerio de Defensa Nacional, dijo en rueda de prensa que "las fuerzas de Corea del Sur y Estados Unidos han aumentado su nivel de vigilancia con mayores equipos militares en toda la nación, en preparación ante posibles provocaciones", añadiendo que "si Corea del Norte usa el fuego real como excusa para realizar provocaciones cerca de las islas y costas surcoreanas, el Sur responderá con firmeza".

Alrededor de las 2:50 p.m., el Comando del Armisticio Militar del Comando de las Naciones Unidas envió por fax un mensaje a través de la villa fronteriza de Panmunjom para pedir a Corea del Norte el cese del ejercicio de fuego real y proponer una reunión a nivel de generales para rebajar la tensión, según dijo el portavoz. El Norte aún no ha respondido a la oferta.

El Ejército surcoreano ha reforzado su guardia frente a posibles confrontaciones, evaluando las intenciones de Pyongyang tras las últimas provocaciones.

El coronel del ejército de tierra Wi Wong-seop, viceportavoz del Ministerio de Defensa Nacional, dijo, en una sesión informativa matinal, que se considera que el anuncio norcoreano contiene intenciones hostiles, ya que se cree que Corea del Norte está creando una situación de crisis en la península coreana al aumentar las tensiones cerca de la frontera marítima occidental.

Los oficiales de Seúl han sido puestos en máxima alerta ya que, durante las maniobras del año 2010, algunos proyectiles de artillería norcoreanos cayeron al sur de la LLN y tres meses después el Norte bombardeó una isla fronteriza surcoreana.

La frontera marítima es un punto conflictivo en el que ambos bandos libraron sangrientas batallas en 1999, 2002 y 2009.

Pyongyang no reconoce la LLN, trazada por el Comando de las Naciones Unidas, liderado por EE.UU., al final de la Guerra de Corea de 1950-53, y exige que sea trazada de nuevo más al sur.

En 2010, el Norte torpedeó un buque militar surcoreano en esta región y bombardeó la isla de Yeongpyeong, causando la muerte de un total de 50 surcoreanos.

Tras los ataques norcoreanos, Corea del Sur mejoró su capacidad defensiva en la frontera marítima occidental, desplegando en las islas fronterizas un mayor número de baterías de artillería y misiles guiados.

Corea del Norte, por su parte, desplegó unos 1.000 cañones de artillería, lanzacohetes múltiples y misiles tierra-mar en su costa sudoeste. El país comunista también mantiene unos 70 aerodeslizadores en el oeste y unos 60 vehículos anfibios en cuatro bases de su costa este.

Pyongyang ha intensificado su retórica contra los ejercicios militares conjuntos que celebran anualmente Corea del Sur y EE.UU., con el disparo, en las últimas semanas, de una serie de misiles y cohetes en una demostración de fuerza.

Pyongyang disparó, la semana pasada, dos misiles balísticos de medio alcance capaces de alcanzar Japón, provocando la condena del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

En protesta por la resolución de la ONU, el Norte dijo el domingo que realizará un "nuevo tipo de prueba nuclear" para impulsar su capacidad disuasoria nuclear, aumentando las tensiones en la península coreana.

El Ministerio de Defensa Nacional de Corea del Sur afirmó no haber detectado ninguna señal de una prueba atómica inminente, indicando que ha reforzado la vigilancia sobre los movimientos militares del Norte.

El fuego real también se produjo un día después de que el Norte amenazase con vengarse del supuesto abuso sufrido por tres pescadores norcoreanos capturados por la Armada de Corea del Sur cuando cruzaron la frontera marítima occidental debido a un fallo en el motor. Los norcoreanos fueron repatriados a Corea del Norte al día siguiente, según su deseo.

Seúl expresó su decepción por la acusación del Norte, y pidió a Pyongyang que ponga final a cualquier acto que pueda aumentar las tensiones.

felipe@yna.co.kr

(END)

(FIN)

Inicio Subir