Go to Contents Go to Navigation

(ACTUALIZACIÓN)- Los familiares separados de ambas Coreas se despiden de nuevo llorando sin esperanza de reencuentros

Últimas noticias 25/02/2014 15:23

Montaña Kumgang, Corea del Norte, 25 de febrero (Yonhap) -- Cientos de surcoreanos se despidieron llorando este martes, quizás para siempre, de sus familiares de Corea del Norte después de sus primeras reuniones temporales desde la Guerra de Corea de 1950-53.

Algunos de ellos cantaron tristes canciones populares coreanas mientras sus familiares norcoreanos tomaban los autobuses al final de su última reunión, que sólo duró 50 minutos.

Su separación pone de relieve la dolorosa división de la península coreana tras la Guerra de Corea, que terminó con un cese el fuego, no con un tratado de paz.

Un total de 357 surcoreanos regresarán a casa este mismo día por la tarde, después de tres días, en los que se reunieron aproximadamente 11 horas con sus 88 parientes norcoreanos en la montaña Kumgang, un complejo vacacional en la costa este de Corea del Norte.

Estas reuniones fueron la segunda ronda en una semana. El pasado sábado, 80 ancianos surcoreanos, acompañados por 56 familiares, regresaron del complejo vacacional de Corea del Norte después de haber compartido tres días con sus seres queridos tras décadas de separación.

La reanudación de estas reuniones, que no se celebraban desde 2010, sugiere que las relaciones entre las dos Coreas están mejorando, tras la tensión vivida el año pasado debido al tercer ensayo nuclear de Corea del Norte y sus amenazas bélicas contra Corea del Sur y Estados Unidos.

Cuando se abrazaban llorando, los familiares se decían "volvámonos a ver", sin embargo, su deseo de otra reunión no parece que sea probable durante el resto de su vida, ya que ambas Coreas siguen técnicamente en un estado de guerra, por este motivo, no existen cauces de comunicación entre los ciudadanos de ambos países.

Ambas Coreas han celebrado más de una docena de rondas de reuniones desde su histórica cumbre del año 2000, reuniendo a más de 21.700 familiares que no se habían visto desde la Guerra de Corea.

El año pasado, ambas Coreas acordaron hacer esfuerzos para garantizar que puedan llevar a cabo las reuniones familiares de forma regular e intercambiar cartas entre los familiares separados.

Corea del Sur ha solicitado reiteradamente la celebración de reuniones familiares frecuentes, dada la edad avanzada de los familiares que desean reunirse con sus seres queridos antes de morir.

Según datos del Gobierno, más de 129.200 surcoreanos han solicitado reunirse con sus parientes norcoreanos desde 1988, y, de entre ellos, más de 57.700, o el 44,7 por ciento, ya han fallecido. Sin embargo, Corea del Norte sigue siendo reacia a la celebración de reuniones familiares frecuentes.

Según Chang Yong-seok, un experto sobre Corea del Norte de la Universidad Nacional de Seúl, el país comunista considera los contactos intercoreanos, a través de las reuniones familiares, como un asunto político, que puede perjudicar su sistema político.

elena@yna.co.kr

(END)

(FIN)

Inicio Subir