Go to Contents Go to Navigation

Se rompen las negociaciones entre los trabajadores y la dirección de KORAIL

Últimas noticias 27/12/2013 10:55

Seúl, 27 de diciembre (Yonhap) -- Las negociaciones en busca de una solución a la huelga ferroviaria se rompieron este viernes, con el operador ferroviario estatal lanzando un ultimátum para que los miles de trabajadores en huelga regresen al trabajo antes de medianoche bajo la amenaza de medidas de castigo.

Los trabajadores y la dirección de la Corporación Ferroviaria de Corea del Sur (KORAIL, según sus siglas en inglés) se reunieron por la mañana tras retomar la segunda ronda de negociaciones a nivel de trabajo para tratar asuntos clave, como el plan gubernamental de crear una filial para operar parte de los servicios de trenes bala.

La presidenta de KORAIL, Choi Yeon-hye, declaró en rueda de prensa: "No hemos conseguido alcanzar un acuerdo tras una negociación maratoniana desde las 4 de la tarde del jueves a las 8 de la mañana del viernes".

Choi añadió que la empresa no tiene otra opción más que tomar acciones contra los empleados en huelga que no regresen al trabajo antes de medianoche.

Poco después de este anuncio, el sindicato afirmó que tiene la intención de terminar la huelga si el Gobierno retira la licencia concedida a la nueva filial, que operará una línea entre Suseo-dong en el sur de Seúl y la ciudad portuaria de Busan en el sudeste del país.

Según declaró el líder sindical Kim Myung-hwan en otra rueda de prensa, "el Gobierno debe decidir no otorgar la licencia", añadiendo que este no es el final del diálogo ya que el sindicato piensa regresar a la mesa de negociaciones.

Tres representantes de cada bando se reunieron en la sede central de la empresa en Seúl para poner fin a una huelga que ya dura 19 días.

La reanudación de las negociaciones se produjo después de que la Orden Jogye, la mayor secta budista del país, se comprometiese a ayudar a resolver la disputa, en respuesta a una petición del sindicato.

Park Tae-man, líder adjunto del sindicato, se refugió en el templo el día de Nochebuena junto con otros tres miembros del sindicato buscados por la policía, para evitar ser arrestados y pedir ayuda a la comunidad religiosa.

La policía tiene órdenes de arresto judiciales contra 25 líderes sindicales por encabezar la huelga, que el Gobierno considera "ilegal".

Más de 6.500 trabajadores sindicalizados de KORAIL mantienen una huelga desde el 9 de diciembre en protesta por la decisión gubernamental de crear una filial para operar parte de los servicios de trenes bala. El sindicato sospecha que se trata de un primer paso hacia la privatización del operador ferroviario estatal.

El Gobierno mantiene que no tiene intención de privatizar la nueva filial, y ha prometido retirar la licencia de la filial ferroviaria si sus acciones son vendidas a inversores privados. Los líderes sindicales, partidos de la oposición y otros críticos afirman que no se creen las promesas.

felipe@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir