Go to Contents Go to Navigation

(ACTUALIZACIÓN)- Corea del Sur califica la visita de Abe al santuario Yasukuni como 'lamentable' y anuncia repercusiones

Últimas noticias 26/12/2013 18:19

Seúl, 26 de diciembre (Yonhap) -- El Gobierno surcoreano criticó enérgicamente, este jueves, la visita del primer ministro de Japón, Shinzo Abe, al controvertido santuario Yasukuni, calificándola de "lamentable" y de "acto anacrónico" que tendrá repercusiones diplomáticas.

"Nuestro Gobierno muestra un fuerte pesar e indignación por la visita del primer ministro japonés Abe al santuario Yasukuni, que honra a muchos criminales de guerra", declaró Yoo Jin-ryong, ministro de Cultura, Deportes y Turismo, ejerciendo como portavoz del Gobierno surcoreano.

La visita del primer ministro a este santuario demuestra su errónea visión de la historia y compromete las relaciones entre Corea del Sur y Japón, añadió el ministro en conferencia de prensa.

También señaló que Japón debe abandonar su comprensión histórica incorrecta, en la que intenta lavar la imagen de su pasado y glorifica agresiones pasadas, y debe afrontar la historia y establecer la confianza con sus países vecinos, que sufrieron su imperialismo y régimen colonial, a través del arrepentimiento y disculpas.

El mismo día por la mañana, el primer ministro Abe visitó el santuario en el primer aniversario de su toma de posesión.

Es la primera vez que un primer ministro japonés en ejercicio visita el santuario Yasukuni desde la visita, en el año 2006, del entonces primer ministro nipón Junichiro Koizumi.

El primer vicecanciller surcoreano, Kim Kyou-hyun, también presentó una enérgica queja sobre la visita de Abe al santuario Yasukuni ante Takashi Kurai, cónsul general japonés, tras citarlo en las oficinas del Ministerio de Asuntos Exteriores en el centro de Seúl.

En la reunión con Kurai, Kim afirmó que la visita de Abe al santuario acarreará varias consecuencias negativas, según un funcionario del ministerio. Kim también hizo responsable a Japón de cualquier consecuencia de esta visita.

El santuario Yasukuni, que honra a muchos criminales de guerra de clase A, además de a millones de japoneses muertos en la guerra, es considerado por las víctimas del pasado colonizador de Japón como un símbolo del pasado imperial de Japón.

Las visitas de políticos y líderes japoneses provocaron enérgicas reacciones de Seúl y Pekín, que continúan pidiendo a la administración de Abe que asuma y no esconda su historial de agresiones.

Las relaciones entre Corea del Sur y Japón ya eran tensas debido las recientes reclamaciones territoriales de Japón sobre los islotes surcoreanos de Dokdo.

Según informaciones, ambos países estaban negociando un plan para mantener conversaciones a nivel de viceministros de Asuntos Exteriores, en un esfuerzo por organizar una cumbre entre los líderes de Estado, pero esta visita de Abe al santuario hará que el diálogo se interrumpa.

La embajada de Estados Unidos en Tokio también mostró su descontento ante la decisión del líder japonés, pidiendo a Tokio que mejore la relación con sus países vecinos.

Según un comunicado de la embajada, que calificó a Japón como valioso aliado y amigo, Estados Unidos está decepcionado por una acción por parte de los dirigentes nipones que empeorará la relación con sus vecinos. El comunicado añadió que Japón debería encontrar formas de mejorar la relación con sus paíse vecinos y fomentar la paz y estabilidad regionales.

felipe@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir