Go to Contents Go to Navigation

(ACTUALIZACIÓN)- La policía rodea un templo en busca de sindicalistas ferroviarios

Últimas noticias 25/12/2013 16:31

Seúl, 25 de diciembre (Yonhap) -- Cientos de policías antidisturbios rodearon este miércoles el templo Jogyesa, en el centro de Seúl, en busca de los sindicalistas ferroviarios refugiados en su interior, en el 17º día de huelga ferroviaria.

Según la policía, cuatro miembros del sindicato de la Corporación Ferroviaria de Corea del Sur (KORAIL, según sus siglas en inglés) se esconden desde anoche en Jogyesa, uno de los templos más conocidos del país.

Entre ellos se encuentran tres miembros del sindicato de la KORAIL y un alto cargo del sindicato, para los cuales se emitió una orden de arresto.

Un juzgado local emitió recientemente órdenes de arresto para nueve miembros del sindicato de KORAIL que encabezaron la huelga de dos semanas.

Más de 6.500 trabajadores sindicalizados de la KORAIL mantienen una huelga desde el 9 de diciembre en protesta por la decisión gubernamental de crear una filial para operar parte de los servicios de trenes bala.

El sindicato sospecha que se trata de un primer paso hacia la privatización del operador ferroviario estatal, mientras el Gobierno mantiene que la huelga es ilegal.

Este mismo día por la tarde, el sindicato de la KORAIL se disculpó por usar el templo como refugio sin permiso, proponiendo al Gobierno y dirección empresarial sentarse en una mesa de negociaciones para resolver el conflicto estancado.

Baek Sung-kon, portavoz sindical, declaró en una rueda de prensa celebrada en Yongsan que están "pidiendo clemencia al templo de forma desesperada, ya que en el pasado ha cuidado a los socialmente desfavorecidos", solicitando al Gobierno y a la KORAIL que "escuchen la voz de la gente en contra de la privatización de la corporación y entablen un diálogo con el sindicato para resolver el conflicto".

Hasta entonces, el sindicato continuará con su huelga de protesta contra la decisión gubernamental de privatizar el operador ferroviario estatal, afirmó Baek.

Después de que la presidenta Park Geun-hye instara a las autoridades a enfrentarse al sindicato con dureza, la policía irrumpió el domingo en la sede central de la Confederación Surcoreana de Sindicatos (KCTU), en el centro de Seúl, para arrestar a los líderes sindicales. Sin embargo, no fueron capaces de encontrar a ninguno de los nueve líderes sindicales, que se escaparon a través del cordón policial.

La policía se muestra reacia a irrumpir en el simbólico recinto religioso por miedo a la reacción pública, lo cual aumenta la preocupación de que la huelga se prolongue.

En Navidad, Choi Yeon-hye, primera presidenta de la KORAIL, visitó una oficina de Seúl para animar a los trabajadores sustitutos a poner el máximo de atención en la seguridad de los pasajeros, instando a los trabajadores en huelga a regresar al trabajo.

felipe@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir