Go to Contents Go to Navigation

El Gobierno trata de tranquilar a los trabajadores ferroviarios en huelga sobre la nueva filial

Últimas noticias 22/12/2013 10:09

Seúl, 22 de diciembre (Yonhap) -- A pesar de las promesas del Gobierno sobre que la nueva filial, para dirigir parte de los servicios de trenes de alta velocidad KTX, no tiene por objeto la privatización de las operaciones del ferrocarril estatal, miles de trabajadores ferroviarios prometieron, el sábado, continuar la huelga como protesta contra su creación.

Miles de trabajadores ferroviarios sindicalizados fueron a la huelga el 9 de diciembre, para protestar contra la decisión gubernamental de establecer una filial de la Corporación Ferroviaria de Corea del Sur (KORAIL, según sus siglas en inglés), una medida que los trabajadores consideran como el primer paso hacia la privatización.

Los trabajadores se oponen a la creación de una nueva filial ferroviaria estatal, explicando que, con el tiempo, podría acabar causando despidos masivos y subidas en las tarifas.

Al objeto de persuadir a los trabajadores para que pongan fin a sus protestas, el ministro de Tierra, Infraestructura y Transporte, Suh Seoung-hwan, dijo que el Gobierno emitirá una licencia para que la nueva filial ferroviaria opere sólo bajo la condición de que sus participaciones nunca sean vendidas a los inversores privados, o de lo contrario, será despojada de su licencia.

Sin embargo, el sindicato rechazó la propuesta y demandó que el Gobierno revoque su plan para establecer la nueva unidad.

La filial está destinada a fomentar la competencia en el sector ferroviario nacional, monopolizado por KORAIL, cuya deuda alcanzó los 11,6 billones de wones (10.000 millones de dólares) el año pasado.

El nuevo servicio, que se espera que comience en 2016, operará entre Suseo-dong, en el sur de Seúl, y la ciudad portuaria de Busan, en el sur de Corea del Sur.

elena@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir